Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Ahora te toca el tiempo de despejar perplejidades y pintarlas de amarillo: de amarillo luna-noche, o de amarillo-loco. Sabes bien que sólo los locos son capaces de ser cuerdos en este tránsito imperfecto que hemos llamado amor, o vivir con emociones contrapuestas. Porque vivir hemos ido viviendo desde tiempo. Suponiendo que ese tiempo, de miserias postergadas salpicadas de risas mañaneras, ese tiempo en que los días van amontonándose sin más pasión que sentirte compungido, sin más aventuras que esperar la noche, sea algo más que horas que hemos ido arrebatando a la muerte...

(Aún queda el mar, repetido hasta el cansancio. Y aquellas nieves que cayeron. Y aquellas flores que brotaron en tierras inmaduras. Y el altruismo de sentirte necesario. Y los besos que siempre fueron de papel y pergamino. Aún quedan promesas y sueños. Aún no has gastado tus alforjas de viejas esperanzas)

Calla, calla... Ahora estoy despuntando rosas y la sangre me anda acariciando primaveras. Ahora me suben caricias de alambique y besos provocantes que sólo me complican los afectos. ¿Por qué es tan difícil parafrasear caricias? ¿Por qué, cuando te inundan, no son capaces de ahogarte? Mis misterios sólo son silencios disfrazados de domingo. Mis gritos, silencios vestidos de denuncias. Mis denuncias, patadas a la luna... Acaso hasta mis versos sean tan sólo falsos panegíricos al tiempo y a la espera...

(¿De qué te quejas? ¿Cómo osas provocar agravios a tu espejo vagabundo? Mira que se te van amontonando logros, y la luna es envidiosa de prejuicios. Mira que el aire va cargado de presagios y de voces. Mira que autoflagelarte es sólo un mecanismo para míseros o estultos. ¿Cómo te atreves a maldecir pasiones o a invocar misterios?)

Bien: habrá que dejar las leyendas de futuros programáticos. El oficio de despuntar rosas puede ser tan lujurioso como cualquiera. Tendré que asumir también que los otoños pueden ser pluscuamperfectos, que en los inviernos el frío es solidario y cabecea chimeneas de cálidos augurios. Que el verano no es sólo sinónimo de playas. Tendré que aprender a hacer chiribitas con las espinas, y perfumes con los pistilos y las hojas.

Al final, despuntar rosas es tan buen oficio como preñar silencios...






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep