Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Les hablaba en esta misma sección del mes de abril de los recién cumplidos siete años de publicación ininterrumpida de la revista Arena y Cal en su edición impresa o convencional... Pues, si antes hablo de lo que nos duraba el cántaro, antes se rompe.

Son muchos años siete años. Para una revista literaria, se entiende. Eso de difundir Cultura, comunicar conocimientos y saberes a través de la literatura, la narrativa, la poesía -¡ay, bendita palabra, siempre al suspiro encadenada!-, los artículos de opinión, las biografías, la Historia, los etcéteras de todo cuanto signifique la cultura pura y dura, o sea, cultivo del intelecto..., eso, por mucho que cueste creerlo -por mucho que nos duela a algunos-, no se lleva, no le preocupa a casi nadie -permitan el casi-, no es capaz de mover ni siquiera una diezmilésima parte de lo que mueve once tíos en calzonas tras una pelota o una reunión de gilipoyas ante las cámaras hablando de la vida y milagros de cuatro guarrindongas y tres espabilados tontos del haba, cretinos sin causa, cuya única habilidad consiste en tener (o presumir) unos centímetros más de pito o haber desarrollado el cuerpo de las cejas para abajo.

Así, pues, la Revista Literaria y Cultural Divulgativa "Arena y Cal" -en su edición impresa-, distribuida gratuitamente a suscriptores, a diversas entidades culturales y al público en general -que la encontraba cada mes en muchos y diversos establecimientos de la zona-, sin ningún tipo de ayuda por parte de los diferentes organismos oficiales, sin otros recursos económicos que mi muy humilde bolsillo y lo aportado por unos pocos colaboradores, muy pocos, desgraciadamente (enamorados de la letras, altruistas y solidarios con la causa de la Cultura, a los que elevo mi público reconocimiento de gratitud), sin más recursos, repito, se ve abocada al cierre, es decir, a su no publicación.

Como director, y sobre todo, como editor de la misma, trataré de que este cierre sea sólo una suspensión temporal y que pronto los colorines de su portada lleguen a los buzones de los suscriptores y campeen de nuevo en los sitios de costumbre. No espero, para ello, que cambie el mundo y que los antes negados a colaborar lleguen con las manos tendidas, no, sería un iluso total (la única mano que encontré siempre tendida, la única mano que jamás me abandonó cuando me hizo falta ayuda, está aquí conmigo, prolongándome las ilusiones además del brazo derecho).

Me consta que sólo podré seguir contando con los mismos de ahora, los que estuvieron, continúan estando y estarán siempre porque les puede esta singularidad que es el amor a las letras.

Pero mientras tanto llega ese momento, Arena y Cal continúa su andadura en estos virtuales folios de Internet. Nuestros lectores, ese minoritario número de personas interesadas en la Cultura, también se lo merecen todo. También a ellos mi sincero agradecimiento.








 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep