Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
No es éste el primer artículo que dedicamos a semejante tema. En muchos anteriores hemos bosquejado la posibilidad de unos recursos que configuren unos determinados logros de lenguaje metapoético; quiero decir, que vayan más allá de la poesía al uso. 

A la hora de escribir algunos poetas, ¿se cuestionan si ciertas palabras han de figurar en un poema, o bien las incluye sin ninguna reflexión previa?

Si echamos una ojeada a las obras de los poetas de la llamada "Poesía social", observaremos que en el poema se dan la mano amistosamente palabras que siempre han tenido resonancia poética -flor, pájaro, árbol, ocaso, rocío, pozo, arroyo, ternura, melancolía...- con otras incorporadas por una necesidad de llevar al poema objetos y realidades de la vida cotidiana. La poesía de la primera promoción de postguerra y los de la segunda también no desdeñaron integrar en sus trabajos poéticos elementos que hasta entonces parecían vulgar y poco bienquistos para las Musas. Recuerdo a poetas como Ángela Figueras, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Eugenio de Mora, por citar autores de la primera generación de postguerra. También en la llamada segunda generación, con nuevos nombres tales como Gil de Biedma, Mantero, Claudio Rodríguez... Remito al lector interesado a dos antologías -entre las muchas que hay, todas ellas interesantes por los matices en que se diferencian- decisivas: Poesía social, Ediciones Júcar, 1981 de Leopoldo de Luis y la Antología de la nueva poesía española (Segunda generación de posguerra 1955-1970), Biblioteca Nueva, 1971 de Florencio Martínez Ruiz. En esta última, el seleccionador indaga en las preocupaciones de algunos poetas incluidos por el desnudamiento de ciertos rasgos característicos de la poesía social y, por contrapartida, el interés en la búsqueda de nuevos filones de expresividad poética. Martínez señala notables diferencias en las etapas de un mismo poeta. Desde Gil de Biedma a Gimferrer o Carnero hay también diversidades que saltan a la vista del lector.

Pero si hemos aludido a las corrientes poéticas de después de la guerra hasta los setenta, también debemos citar al Grupo Cántico, representado especialmente por Ricardo Molina, Pablo García Baena, Juan Bernier y Julio Aumente. Una poesía entreverada de tradición arábigo-andaluza, el 27 y el Juan Ramón Jiménez de su poesía "desnuda" ("desnuda mía para siempre", como dijo el onubense en un rapto como de descubrimiento).

Esta poesía se olvidaba evidentemente de los temas que preocuparon a los poetas insertados en la tendencia citada antes, la social, exceptuando a los Novísimos -como los referidos Gimferrer y Carnero, entre otros seleccionados por J.M. Castellet en Nueve novísimos poetas españoles- que bebieron en las fuentes de los poetas cordobeses. Los Novísimos alegaban que ellos desconfiaban de que la poesía transformara el mundo, de que fuese "un arma cargada de futuro", como afirmaba Celaya. Su vocación, un tanto evasionista, recordaba a los poetas del modernismo, si bien la temática era totalmente contemporánea -los cómics, el cine-, así como personajes de la actualidad vistos desde la óptica de la "imagen" y un aire decadentista de fines del siglo XIX. Ello trajo consigo un remozamiento del lenguaje (indicios que ya se habían dado en poetas andaluces como García López y Ríos Ruiz, entre otros).

Las tendencias no se suceden caprichosamente. Hay en sus relaciones una dialéctica ineludible de evolución. A finales de siglo nos encontramos con una poesía enriquecida tanto temática como formalmente. Existe también un amplio abanico de opciones para que un poeta se decida por una línea de su gusto. Todas las épocas de sincretismos, como la nuestra, son desembocaduras de corrientes que ya en su tramo final ofrecen una rica bifurcación. A partir de estas opciones, que cada poeta busque "su lenguaje poético".






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep