Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Érase una vez, no hace mucho tiempo, un pequeño país perdido en el continente africano, llamado Midoslandia, en el que un rey joven y apuesto, conocido y adorado por su millón escaso de súbditos como el Tigre Midas, ejercía su poder absoluto entre el cariño y la pleitesía de su pueblo.

Y, érase que se era, que el Tigre Midas, de nombre Montusbu IV, continuando las tradiciones seculares de su reino, por él mismo divulgadas y queridas, decidió un día elegir una nueva esposa entre las doncellas de la tribu Kilele, fijándose en una joven de 18 años, bella y de pechos desnudos y tersos, llamada Mingueluna.

Y siguiendo los deseos de su real persona mandó a su consejero de palacio a que la raptara para convertirla en su décima esposa, en la fiesta anual del Baile de la Palma.

El consejero real, solícito, raptó por la fuerza a la bella Mingueluna, y la llevó a palacio meses antes de los posibles desposorios de la Fiesta de la Palma, y unas semanas después de que el magnánimo Tigre Midas firmase un decreto real que prohibía, bajo pena de cárcel para la pareja, a toda mujer menor de 19 años que yaciera con hombre alguno, como medida preventiva y desesperada para intentar frenar la terrible infección de SIDA que asolaba ya a un tercio de la población de Midoslandia.

Y, érase que se era, que la madre de la bella Mingueluna, la señora Menguela, feminista y ejecutiva de la Real Televisión de Midoslandia, puso una denuncia contra la real corona basándose en que el querido y admirado monarca había violado la tradición del reino al no haberle comunicado el rapto de su hija, tanto así como de haber yacido con su vástaga, menor de 19 años, saltándose de un plumazo su real orden, y antes de los desposorios del Baile de la Palma.

El magnánimo y justo Tigre Midas, apoyado a corazón abierto por sus otras nueve esposas, -que veían peligrar sus Mercedes y BMWs ante el ataque de ira del contrariado rey y esposo complaciente-, tomó entonces prestado gran parte del Presupuesto Nacional de Sanidad de su reino, y luego de comprarse un avión privado, viajó a Hollywood, -eso sí, acompañado de las nueve, y casi décima, esposas-, y contrató a los cantantes Michael Jackson y Eric Clapton para dar realce al tradicional Baile de la Palma, no sin antes haber ordenado a su Ministro de Interior, y primo hermano, Odolis Dumango, que revocara transitoriamente otra real orden que prohibía, bajo pena de dos años de cárcel, la música rock en el reino de Midoslandia, por disoluta y perniciosa para los jóvenes, al menos hasta después de los desposorios de la Fiesta.

Y fue así como la bellísima Mingueluna, y su adorada madre Menguela, luego de ser obsequiadas ambas con un buey de la Real Camada, pasaron a formar parte de la nueva familia del Tigre Midas, que seguía así, inmutable, los pasos de su padre, el queridísimo rey Subanga II, que acumuló cien esposas hasta su muerte, ahora hacía diez años.

Y, colorín-colorado, este cuento, hermoso y dulce, se ha acabado, con la destitución, por sevicias y desacato, de los cinco miembros del Tribunas Supremo de Justicia de Midoslandia, que osaron aceptar a trámite la denuncia de la señora Menguela, poniendo así en entredicho el poder omnívodo y justo del famoso, y venerado por todos sus fieles, Rey de Midoslandia, el querido Montusbu IV, llamado el Tigre Midas...


(Ni que decir tiene que este bello y edificante cuento, de ninfas impúberes y reyes, no es del todo imaginario: Midoslandia existe con el nombre de Suazilandia, y es un minúsculo país de un millón de ciudadanos atrapados en una monarquía absoluta entre Suráfrica y Mozambique; y existe el Tigre Midas con el nombre de Rey Mswati III, apodado el León; y existió la demanda de Lindiwe Diamini, madre de la bella adolescente raptada de 18 años Zena Manhlangu; y existen las nueve esposas, y las cien del Rey Sobhuza II, y el viaje, y el contrato de los cantantes, y el Baile de los Juncos...
El País - The Washinton Post 11-11-02)






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep