Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Finalmente, el sueño había vencido el desvelo que lo atormentó durante las primeras noches. Había comprobado, por primera vez en su vida, lo largo que se puede hacer el negro insomnio nocturno cuando la angustia y la desazón se adueñan de tus pensamientos.

Marcelino era marinero desde los catorce años, Aunque se había sentido prisionero de la ferocidad del mar durante muchas ocasiones, no recordaba haber experimentado la cautividad tan desesperante del remordimiento durante tantos días.

Jamás olvidará la primera vez que se enfrentó a sus compañeros tras el desastre. Sentía pánico de que alguno recordara su bravura amenazante jurando por su hombría con el hundimiento del petrolero ése que amenazaba sus costas. Hacía unas horas, había escuchado que las autoridades habían decidido alejar el barco del litoral gallego, así que no dudó en fanfarronear de haber ligado con aquella rubia el pasado fin de semana intimidando con lo que sería, horas más tarde, la ruina de toda la ribera. Se enteró del hundimiento por la radio, y maldijo sus presuntuosas palabras de la noche pasada, pero, en esos momentos primeros, sólo temía por su hombría, pues nadie se imaginaba la dimensión del desastre.

Aunque dudó por unos instantes dar la cara en el muelle, cuando se decidió percibió que la gravedad del asunto no podía permitir a nadie recordar su bravuconada de la noche anterior. La devastación que se avecinaba se convirtió, sin embargo, en la pesadilla que le atormentaría muchos días. Marcelino se juraba y perjuraba que aquel juramento había sido una chiquillada, pero la ruina en las costas gallegas se prometía para años. Entre tantos juramentos también solía ofrecer sacrificios si la situación se enmendaba, y pasaba más horas de las permitidas cogiendo el inacabable chapapote. Su tenacidad le está valiendo el aprecio de todos sus colegas que se admiran de su fortaleza. Ya han pasado más de dos meses y no pasa un día sin que hunda sus manos y sus pies en el fango de la muerte. No puede dejar de experimentar cierto remordimiento, pero la gravedad del tema le avisa cada día que otros males mayores en nombre del dinero y de la ambición son los verdaderos causantes de la devastación de nuestro planeta.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep