Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
El clonado no es mi hermano, es mi hijo y, para más, gemelo. Es mi hijo porque nace a la vida a partir de mí, de una de mis células, yo soy su padre. En lugar de desagregarme de espermatozoides encarrerados hacia la meta óvulo, es suficiente cualquier célula mía; en lugar del método tradicional que nos fue dictado por Mamacita Naturaleza, algo más simple: nada de dos sexos, nada de acoplamiento, nada de hacer la corte uno al otro, nada de mandar flores e invitar a un café, nada de eso. ¿No le ve el chiste? Yo tampoco.

Y bien, este clonado, "sangre de mi sangre", no parece sin embargo de carne y hueso sino más bien de plástico, mandado a fabricar antes que hecho por mí, más artificial que un bebé de probeta. Pero no puedo negarlo, es mi calco, mi réplica exacta, de ahí que use el calificativo de gemelo, aun cuando no sea mi hermano: mi padre no es su padre, es su abuelo. Yo detento la paternidad del clonado o, más bien, soy su padremadre, para concebirlo uno basta. En fin, una verdadera revolución biológica que se trasunta en el lenguaje. Si el padremadre es un varón, se dirá: ¡qué padre, no tiene madre! Y si es una mujer, se dirá: ¡qué madre, no tiene padre! ¿Se da cuenta usted de las implicaciones que trae todo este asunto?

Además, déjeme preguntar: si cada célula del organismo puede cumplir funciones reproductoras ¿para qué especializar óvulo-espermatozoide? ¿Se le quemaron los libros a Mamacita Naturaleza? ¡Aguas! Puede que la facultad reproductiva de cada una de mis células sea una inclusión no muy meditada dentro de sus plurifunciones potenciales. Es decir, una neurona puede insertarse en un alveolo pulmonar y cumplir de ahí en adelante con trabajos respiratorios, y viceversa. O una célula del hígado trasplantarse a las cuerdas sonoras y sin más comenzar a hablar. Y ahí, en esa potencialidad universal, se coló la facultad reproductiva... sin haber pasado los controles de calidad, y en una de esas mi hijo gemelo resulta un baboso de primeras.

- Bueno -dice mi amigo, el alumno Maracachimba-, también en eso saldrá igual al padre.

No se puede dar confianza a los estudiantes, aunque sean de posgrado.

Ni modo.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep