Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Un mundo entero sigue inquieto y preocupado esperando que se resuelva el conflicto bélico anunciado desde hace ya varios meses. A estas alturas todavía estamos con la incertidumbre de lo va a ocurrir . No parece que esté dando resultado la oposición de miles de ciudadanos de todo el mundo y de muchos jefes de Estado que no quieren involucrarse en un conflicto que traerá sin duda consecuencias imprevisibles.

Se está ejerciendo una fortísima presión para impedir este conflicto, y la expectación es obsesiva aunque sepamos que no se podrá hacer nada para evitarlo.

Se habla de más de un millón de seres humanos que, de una forma u otra, se verán expuestos a serios problemas de salud, como la epidemia de meningitis que se propagará fácilmente, así como la extensión de la tuberculosis por falta de saneamiento y agua potable. Además de cientos de personas civiles que correrán despavoridos sin encontrar un lugar donde guarecerse. La población iraquí lleva años en una situación insoportable, con una carencia total de las necesidades más elementales para subsistir, y si ocurre lo que ya parece inevitable acabarán en una miseria tal que tendrán que pasar muchos años hasta que puedan recuperarse, y moralmente será muy difícil que ningún iraquí pueda olvidar lo que han hecho con ellos. En Suiza el panorama se ve tan sombrío que él animo ha decaído en todos los ambientes sociales. La preocupación de esta tierra, que es pacifica y humanitaria por excelencia, es luchar de las mil maneras que tiene a su alcance para que la paz prevalezca. Como medida preventiva las organizaciones humanitarias se preparan -si es necesario- para los primeros auxilios; si el sistema sanitario y de hospitales desaparecieran en la contienda.

A largo plazo la salud de la población civil se verá muy seriamente comprometida, no sólo por la falta de medicamentos y asistencia medica, sino por las consecuencias tóxicas que emanarán las municiones y bombas, que se habrán ido infiltrando en la tierra y el agua no se podrá beber ni utilizar para usos domésticos. No ha ninguna duda que será nefasto para el organismo de esas personas que contraerán un sinnúmero de enfermedades epidémicas e infecciosas y que careciendo de toda clase de medicamentos no habrá ninguna forma de poder atajarlas Aunque todos somos conscientes del desastre que ocasionará eso que llaman daños colaterales, y que no es más que el Apocalipsis en que se verá sumido una Nación que a lo largo de muchos años ha estado oprimida con toda clase de privaciones y carencias.

Los más optimistas dicen que más adelante y con un nuevo régimen la vida les cambiara notablemente y lograrán -los que sobrevivan- a tener una estabilidad y bienestar que ahora están muy lejos de sentir. 






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep