Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

LA VOZ DE UN ARTESANO DEL VERSO


"Soy uno más que cree, que espera y que ama
y que defiende a todo el que reclama 
su pedazo de pan y de justicia."
Antonio Murciano

Antonio Murciano

Andaluz, nacido en un pueblo de poetas, iniciador de la revista Alcaraván cuando sólo contaba veinte años, ha llevado a los versos la "sencilla historia de su hombría". Su amplia bibliografía le convierte en uno de los poetas más representativos de la Generación del 50. El primer libro está dedicado a la Navidad y es de 1952. Antonio Murciano es el poeta contemporáneo de la joven generación con mayor producción sobre este tema: Nuevo cuaderno de Navidad y Nochebuena en Arcos. También es cultivador de la poesía flamenca; Perfil del cante consigue el Premio Nacional de la Poesía Flamenca en 1966.

Antonio Murciano González nace en la calle Nueva de Arcos de la Frontera, el 29 de diciembre de 1929. Su padre era natural de Málaga y su madre de Utrera. El poeta nos dice en un poema: "Soy de tierra gaditana. / Pero me va por las venas / sangre de Utrera y de Málaga".

La poesía fue su amiga desde la niñez. Estudia el Bachiller en el Colegio Salesiano de Utrera y, posteriormente, Comercio en Jerez y Derecho en la Universidad de Sevilla. Profesor Mercantil y Abogado en ejercicio, Antonio reside desde siempre en Arcos. En otoño de 1948 gana la Flor Natural en los Primeros Juegos Florales de Arcos. En septiembre de 1953 gana, junto con su hermano Carlos, el Premio de la Vendimia de Jerez de la Frontera con Los ángeles del vino de Jerez. En 1955 se publica el libro de Antonio El Pueblo, que está dedicado a su hermano Carlos. "El -nos cuenta Carlos Murciano-, que ha escrito todo un Libro de Horas, en el que se ha hecho sitio (del I al VI) a los relojes, no sabe, desde un punto de vista práctico, lo que es un reloj. Nunca tiene prisa. Nunca, por supuesto, es puntual en sus citas. Nunca pregunta la hora. El va y viene por su Arcos, del bufete al Banco, de la copa a la copla, del cliente al amigo, del canto de un timbrado al último libro de versos; y viaja a Jerez, a Cádiz, a Sevilla, a su casa de campo, donde se ha construido una alta torre para encerrarse a escribir... cuando tenga tiempo. "Si interrogo tu silencio / nunca me contestas nada. / Nuestro pacto amigo tiempo, / no mirarnos a la cara", dice. Y lo cumple. "Sueño de sueños, tiempo, / palabra sin sentido". Para él, desde luego. Y no ironizo. Es así, sencillamente".

La trayectoria poética de Antonio Murciano arranca de su libro El Pueblo, donde el paisaje es Arcos -sus patios, sus calles, sus casas, sus plazas- y los hombres son evocados desde la lírica cordial y sencilla del poeta; una lírica de hombre arraigado, intimista y nostálgico. La canción, el romance y el soneto son las formas predominantes; en la canción muchas veces se advierten los ecos de la vieja poesía arábigo-andaluza, como en la "Kasida de la mañana nueva", y no faltan tampoco aquellas que recuerdan -por su tono impresionista- al Juan Ramón de la primera época. Amor es la palabra es un libro juvenil en el que el poeta vierte su emoción ante el amor llegado. La semilla sigue situándose en la necesidad que experimenta de revelarse tal cual es y de "llamar a las cosas por su nombre". De la piedra a la estrella constituye una toma de conciencia de la creación.

En Los días íntimos vierte la experiencia en la ciudad como lugar de su no ser y el reencuentro con Arcos, donde se recobra de nuevo: "... pueblo, / norte de un sur y para siempre mío". Canción mía, finalista del Premio Nacional de Literatura de 1965, comprende un conjunto de poemas en los que canta a la esposa, al hijo en los que vuelve a hablarnos de sí mismo, y Canciones con fondo de esperanza nos dice cuál es el hombre nuevo que puede levantar el mundo. Fe de vida significa la mirada a los otros y al tiempo presente, que sólo puede resistirse desde la esperanza. "porque hombre es esperanza, busco, encuentro / este verso de paz contra la guerra / que el hombre libra, corazón adentro". Poesía flamenca nos ofrece una variada muestra de sus poemas dedicados al mundo del flamenco y de sus coplas. Citaremos también dos obras muy conocidas: Campo Sur y Concierto en mí. Conjuntamente con su hermano Carlos ha publicado varias obras: Los ángeles del vino de Jerez; Antología de poetas de Arcos, Corpus Christi, Plaza de la Memoria y Arcos entre la realidad y el sueño. 

Antonio Murciano es el poeta que dentro de su generación -la del 50- y de su tierra -Andalucía- se acerca con más fuerza a la poesía popular tradicional, cuyo trazado poético había quedado casi totalmente interrumpido a partir de la posguerra con algunas excepciones.

"Para mí -nos decía Antonio- poesía equivale a conciencia, a razón de ser. La razón de mi vida es mi canto". Y añadía: "El amor es la clave del mundo. Sin amor no habría poesía". 

En la actual poesía española la obra de Antonio Murciano tiene lugar propio, lugar preeminente, no sólo por su calidad reconocida, sino por su alegría, por su bondad, por su amor, por su esperanza, por su fe en el hombre.

Y como dice el poeta arcense: "Llevadme pies, por senderos / de libertad. / Rumbo al corazón del hombre / id, caminad". 





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep