Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
¿Y qué
si el sueño me confirma
que apenas quedan vientos reciclables?

¿Y qué
si el aire del futuro
sigue oliendo a sangres y a miserias?

¿Y qué
si las manos ya no sirven
más que para tapar huecos de barro?

Escúchame antes de la hoguera, antes, incluso, del vómito que asolará el tiempo de los hombres sin rostro y con barriga dorada, antes de ese diluvio de aburrimiento estable que vemos reflejado cada día en el confortable sillón de nuestro refugio salvador...

Yo te digo: apenas somos más que intenciones descabaladas por la inercia de lo evidente, pero somos potencialmente completos para amar y entregar jirones de cielo. Porque debes saber que la omisión no te disculpa de las sangres, aunque, probablemente, te manche menos las manos.

El fuego ritual
es sólo el principio de la carne
que va buscando auroras.

Y las estrellas 
desandan las madrugadas
para sorber equinoccios insolentes.

Tu fuego y tus estrellas pueden servir para la huida hacia tierras donde la piel confirma la tersura del amor comprometido, donde aún quedan ojos que miran sin recodos, y labios que sonríen sin contratos.

Yo he sabido de esas tierras, antes del disfraz de conseguidor de sueños, cuando el tiempo no jugaba a ir desgastando promesas con los años: lo sabrás si miras sin miedo a las palabras que no dices, porque sabes que no cotizan dividendos; si decides que tus manos no son tan sólo tuyas, sino que forman un árbol de raíces compartidas; si sientes que nada en ti vale la pena si no fuese porque tu voz te acerca a otras voces sin sonidos ni futuros...

Sabrás, entonces,
que sí existen preguntas con respuestas,
que los caballos de la ira
podrán ser enjaezados por tus besos.

Y la ira se tornará fecunda y redimible...





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep