Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
A quienes pensamos que nacer en un sitio específico es solo un accidente geográfico que ni nos va ni nos viene; no nos preocupa mucho el hecho de ser de Colombia, Surinam, Haití, Moldavia, Líbano, Lituania, Cisjordania, Congo, Eslovenia, Croacia, Irak o Yugoslavia.

Sin embargo, estamos donde estamos y nos damos las reglas que nos damos; es decir, que no es lo mismo (no te tratan igual) si naces en Palestina o si lo haces en Israel; en Rusia que en USA, en Colombia que en Noruega. en Miami que en la Habana.

No es tu decisión, ni siquiera lo es de tus padres, solo naces en un territorio y ya vienes rotulado, tu decisión está en como lo asumas. Obviamente algunos tienen sus ventajas y otros sus desventajas, la mayoría de ellas surgidas porque los que coincidieron en nacer en determinado sitio se las han ingeniado para hacer de ese lugar un buen lugar, o un mal lugar, eso depende.

Ser Colombiano, decía Borges "es cuestión de fe", y eso que a él no le tocó disfrutar de esta nacionalidad. Aunque sea fortuito llenar por primera vez los pulmones con el aire de un país o de otro, algunos nos sentimos orgullosos del lugar en que nos tocó en suerte nacer, nos identificamos con sus cosas, nos comunicamos en igual lengua, observamos los mismos paisajes, nos gustan las mismas comidas, absorbemos la misma cultura y aprendemos los mismos valores; a ese conjunto de cosas le damos un nombre (Patria, en este caso).

Así que nos alegramos cuando alguien que tuvo la misma suerte de nacer en la Patria surge y hace ver al resto del mundo, lo especiales que podemos llegar a ser los que formamos parte de este conjunto de personas. Hay otras personas que llamaré "patrioteros" que necesitan aferrarse a algo intangible (una patria, un equipo de fútbol, una región, una religión, vaya uno a saber) para sentir que forman parte de algo, y se vuelven tan enfermizos con su obsesión, que no respetan las banderas y los himnos como los patriotas, sino que los veneran; que no toleran las diferencias con aquellos a los que no los une su causa, sino que se violentan contra ellos; que no reconocen en el otro ningún mérito, sino que se sienten los elegidos. Fanáticos.

En Colombia, por ejemplo hay tantos personajes de los unos como de los otros (patriotas y patrioteros), de los segundos no me ocuparé porque no estoy de ánimo. Aunque hacer listas es mala cosa porque siempre se te queda alguien por fuera o se te cuela alguien dentro; solo recurriré a la mala memoria que siempre me ha caracterizado y enunciaré a algunos de aquellos Colombianos que han salido adelante por sus méritos, que están "de moda" y que no andan repitiendo en cada triunfo que lo hacen por "la paz de Colombia" . diablos, que mala memoria.

No importa la lista, lo que importa en realidad es que son muy pocos los patrioteros de los que tanto daño le están haciendo a este paraíso, y millones de personas de bien que en verdad son Colombianos profesionales, porque "profesión", alude a la "fe" (como las palabras "profesor" y "confesor"), y bien sabemos que un profesional, en propiedad, es alguien que tiene fe en la labor que desempeña. Fe en Colombia. Colombiano de profesión. 
  






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep