Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Desde los años 70 han sido varios los estudios que relacionan el humor y la risa con nuestra salud. Parece ser que nuestras emociones alegres repercuten de manera positiva en nuestro sistema inmunológico, ayudando a combatir las infecciones, y son el antídoto perfecto contra el estrés. Además, el humor y la risa influyen en nuestro sistema cardiovascular, disminuyendo la tensión arterial y la sanguínea, en nuestro sistema respiratorio, enviando tres veces más de aire a los pulmones, en nuestro sistema endocrino, favoreciendo la secreción de endorfinas, alivio natural del dolor, en nuestro sistema muscular, relajándolo y en nuestro sistema central y psicológico, respondiendo positivamente a las adversidades.

Conociendo tales beneficios, me había prescrito una cura y estimaba que tomaba una dosis semanal sentándome todos los miércoles a reírme de la inocente estulticia del Risitas y otros personajes varios. Pero no está ahí el total provecho del asunto, entonces, se beneficiaría cualquiera. El verdadero sentido de la risa saludable está en reírnos de nuestras adversidades, reírnos de nosotros mismos, en encontrar la comicidad en tantas situaciones incongruentes que nos suceden porque nos vamos a permitir que nos amarguen nuestra corta existencia. El humor auténtico modifica nuestra forma habitual de pensamiento racional, nos hace variar nuestro marco de referencia y ser nosotros los que jugamos con la temida situación. 

Hoy en día, los sufrimientos que nos atenazan suelen provenir de temores, frustraciones o preocupaciones muchas veces infundadas. Con el sentido cómico miramos los problemas bajo otra perspectiva y nos negamos a su dominio. Ello supone poner en juego nuestra observación y nuestra creatividad, aceptar que no podemos luchar contra lo irremediable y, por eso, jugueteamos con ello.

La vida nos depara sufrimientos y situaciones difíciles de soportar. Podemos encogernos y dejar que estas adversidades nos pisoteen, o plantarles cara y admitir con humor que no era eso lo que esperábamos. 

No se percibe fácil, pero todo se aprende, y, a veces, es la única solución.







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep