Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

La antigua Villa de la Real Isla de León, que por la variedad de personas de la Marina de Guerra y de las factorías Naval de San Carlos y Bazán, es considerada como una de las poblaciones del sur de España más cosmopolita, se ha distinguido siempre por la variedad de sus expresiones y simpatías. Una de ellas es la de dar a San Fernando la denominación de "Ciudad de doce cosechas", refiriéndose a las pagas mensuales de activos y pasivos. 

Pero un día de Carnaval, uno de sus protagonistas dijo que no estaba conforme con ese "bautizo", porque la Isla era de catorce y no de doce "cosechas", aludiendo a las pagas extraordinarias de julio y Navidad. Tenía razón el que conocíamos con el nombre de "Cocoroco", porque son 14 los estipendios, como bien saben los Habilitados de Clases Pasivas y los del Estado.

En la Isla puede decirse, sin lugar a dudas, que un noventa por ciento de sus ciudadanos viven del "sobre". Y, naturalmente, por muy voluminoso que sea, todos sabemos lo que da de sí, especialmente esas sufridas amas de casa, que se merecen un monumento en su honor por su paciencia, perseverancia y resignación. Un pico por aquí; otro pico por allá; la leche, el butano, el pan, las "letras", el "escamoteillo" del jefe de familia, el "sablazo" de los hijos para sus "movidas" semanales, y, sobre todo, las compras en Bahía Sur, o las "menudencias" en la tienda de al lado... ¡Cuánta desazón, respetadas y admiradas isleñas!

Por eso, la concesión de esas pagas extraordinarias de Julio y de Navidad, refuerzan las doce ordinarias para poder hacer frente, más o menos, a esas fiestas del Carmen y de la Sal, y de Navidad, Año Nuevo y Reyes, que nos encaminan a esa fatídica "cuesta de enero", a la que no tenemos más remedio que hacer frente con el tradicional empuje de este ánimo y sentimiento con que nos ha dotado Dios.

Los varones, los que habitualmente visten pantalones, están obligados a ser consecuentes con sus esposas y con sus hijos, sin escatimar obsequios y atenciones en todo momento, no sólo cuando un año releva a otro o en fechas singulares, sino pensando en que en la vida "se hace camino al andar" como dijo Antonio Machado en una de sus admirables expresiones. Por eso hemos de saber llenar nuestra vida de alegría y deportividad, haciendo equilibrios con las 14 cosechas, recordando siempre aquella famosa frase del poeta gaditano José María Pemán: "No hay virtud más eminente que el hacer, sencillamente, lo que debemos hacer".

Vamos a recordar, también, con nuestras "cosechas", a los desheredados y desvalidos, centrando nuestra atención -dentro de lo posible- en esos pobres mortales, ayudándoles en sus actividades para hacer más llevadera su existencia en este valle de lágrimas. ¡Que así sea!





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep