Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Hasta el año 1975 nadie sabía que la Ludopatía era una enfermedad a la que ahora se define como Juego Patológico. Fue la Asociación de Psiquiatría Americana quien la diagnosticó entre los trastornos mentales más corrientes, como la cleptomanía, que se cataloga como una alteración explosiva intermitente.

El problema de estos ludópata empieza cuando comienzan a jugar sin motivación alguna y comienzan a ganar en un principio pequeñas cantidades que piensan van a multiplicar rápidamente, porque creen que tienen la suerte de su parte. Es entonces cuando comienza la espiral de la que ya difícilmente saben salir.

Esas personas saben que el impulso y la tentación del juego son tan dañinos como perniciosos, y a pesar de ello no saben cómo controlarse, el vicio está tan arraigado que no son capaces de dejarlo. Corren el riesgo de la dependencia, en la que acaban comprometiendo su posición y su trabajo y, sobre todo, envuelven a la familia en serios conflicto que ellos no saben cómo justificar. El jugador necesita mentir para ocultar las horas que se pasa en las mesas de juego. La asiduidad y las pérdidas constantes de dinero van mermando su presupuesto, que ve como disminuye, y con horror admiten que no pueden recuperarse para seguir jugando y pagar tantas deudas como tienen acumuladas, y poco a poco se ven despojados de todo cuanto poseen. 

La sintomatología esencial de este problema es el impulso y la total falta de voluntad en el periodo de remisión, que no dura demasiado y acaba más tarde por agudizarse en los momentos de estrés, en que el individuo se ve sometido a la necesidad de recuperar lo perdido y no puede contener el deseo de seguir jugando, aunque saben que este impulso les acabará hundiendo y por ellos un buen número de jugadores incontrolados acabará suicidándose.

La Asociación de Psiquiatría Americana, confirma que el trastorno del juego empieza en la adolescencia en los hombres y más tarde en las mujeres. Unos y otros pasan por diversas etapas, que acabarán convirtiéndose en un problema crónico y sin salida. El psiquiatra Baeza señala que el abuso de sustancias toxicas y el juego patológico son básicamente lo mismo. Tan dañino es el uno como el otro y no hay duda que modifica totalmente el comportamiento de la persona.

En Illinois (Estados Unidos) una mujer mayor llega a contraer deudas de juego de tal magnitud que su hija y yerno, para sacarle del grave problema en la que se veía envuelta, decidieron organizar una colecta entre la vecindad y los amigos. Para que la gente fuera generosa y compasiva inventaron que el hijo que tenía ocho años padecía cáncer. Necesitaban urgentemente llevarlo al hospital para operarle. Para que el caso fuera del todo creíble le afeitaron la cabeza y no le dejaban moverse. El fraude se descubrió por la ausencia del chico que no podía asistir a la escuela. Los padres han sido condenados a siete años de prisión. La madre lamentaba profundamente el engaño, y pedía perdón por la generosidad y afecto que todo el mundo que les conocía les había prodigado.

Para no llegar a extremos como los de esta familia americana, que llevaron al engaño a tanta gente en una enfermedad ficticia, hubiera sido más positivo que a esta sexagenaria la hubieran llevado a un Centro apropiado para una terapia de ayuda sicológica que la hubiera hecho comprender su falta de responsabilidad. Estos casos de personas incontroladas acaban así y no sólo ellos son los perjudicados, sino que además arrastran a toda la familia en un problema que tenían que haber sabido dominar a su debido tiempo. 






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep