Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2003 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Tararí, tararí... JAPI BERDI, JAPI BERDI. Tararí, tararí,,, JAPI BERDI TU LLU. Tararí, tararí... JAPI BERDI, JAPI BERDI. Tararí, tararí... JAPI BERDI TU LLU...


Pocas veces, a lo largo de nuestras vidas, el alma y el espíritu se nos llena de satisfacción con los cumpleaños y/o aniversarios. En la mayoría de los casos lo que celebramos es el simple hecho de cumplir un año más, ya sea de edad, de matrimonio, o de cualquier otro suceso significativo acaecido a lo largo de nuestras existencias, y no siempre, la tal celebración, presupone que nuestro corazón se llene de felicidad, pues lo más normal es que alcemos la copa en festivo, pero fingido brindis.

Hoy es diferente. La felicidad es total y yo, desde mi casa y con el ordenador mirándome de frente, alzo la copa rebosante de espuma, pletórica de burbujas y, en mi soledad de colaborador, apenas leído, ofrezco mi sincero abrazo al fundador y director de esta revista y a los que con él trabajan, y le digo al cielo que cien números más no es nada frente a la inmensidad de sus dominios, que éste país, aún no estando sediento de cultura, por la propia incultura que le da de beber, necesita amores como estos, amores que se desvivan por una revista como ésta y, por ello, ha de concederle larga vida.

Creo que fue el ochenta y tres el último ejemplar en papel. Lástima. ¡Cómo nos gusta el olor, el pasar las páginas, el guardar, por orden, la literatura encuadernada! ¡Cómo me gustan los libros! Pero, al parecer no fue posible. Hoy, lo digo por escrito para que mi deseo secreto sea público, al soplar las cien velas de los cien números, pido, en silencio, pero con absoluta fe, que volvamos a tener "Arena y Cal" entre nuestros dedos, cosida con un par de grapas, como siempre, pero, si eso no es posible, o el cielo no atiende mis deseos que, al menos, sigamos disfrutando de ella vía internet y que mi querido Alfonso continúe, mes a mes, sudando sangre para confeccionar sus páginas o cumplimentar sus secciones recordándonos, a los más perezosos, que se acerca el día quince.

Los brindis han de ser breves, por eso, ahora, con todos vosotros, para terminar, alzo mi copa y pido a las musas iluminen a los escritores y a los pacientes lectores, que no nos abandonen.

ARENA Y CAL, va por ustedes.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep