Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Continuando con los números y sus posibilidades, analicemos ahora un juego bien diferente al del póker, la ruleta o la lotería primitiva. Se trata de un juego de Bolsa, pero un juego muy especial, en el que el avispado asesor de Bolsa se sirve de una simple y no menos ingeniosa artimaña.

El analista de Bolsa envía la siguiente oferta a 32.000 personas adineradas: "En nuestras oficinas hemos desarrollado un seguro programa de ordenador que, con la ayuda de estudios de mercado, puede predecir todas las semanas si subirá o bajará el índice de un paquete de acciones determinado".

Según la notificación, cada siete días los clientes seleccionados recibirán el pronóstico sobre las tendencias que se esperan. Como oferta promocional, las primeras seis semanas de información -pueden ser algunas más o menos- es gratuita. Pero a partir de la séptima, si uno queda suficientemente convencido de la calidad del asesoramiento, cada nuevo pronóstico le costará 50.000 pesetas.

Lo que ninguno de los 32.000 consignatarios sabe es que 16.000 de ellos recibirán el pronóstico de que la cotización de las acciones bajará, y a los otros 16.000 se les informará de que subirá. Durante la segunda semana sólo se les enviará una carta a los 16.000 clientes que previamente recibieron el pronóstico correcto. Por consiguiente, ahora 8.000 reciben todavía el pronóstico de que subirán las cotizaciones, mientras que la otra mitad recibirá el dato contrario.

Esto marcha así durante las dichas seis semanas. Quedan todavía 500 direcciones a las cuales siempre se les ha ido enviando el verdadero pronóstico. Estos 500 -que desconocen la trama- estarán impresionados sobre la fiabilidad del pronóstico y creerán en la casi clarividente cualidad del analista de Bolsa y en su programa de ordenador.

En realidad, son las víctimas de un sencillo cálculo: en cada pronóstico, las oportunidades de acierto son de un 50 por ciento. Obtener seis veces consecutivas el pronóstico acertado corresponde a una probabilidad de 0'5x0'5x0'5x0'5x0'5x0'5, es decir 1 entre 64. Cuando el medio millar de clientes asesorados -la mayoría quizás ha ganado ya el primer dinero en la Bolsa- compran el séptimo pronóstico por 50.000 pesetas, el taimado analista de bolsa se ha embolsado 25.000.000 de pesetas.

Aún se puede continuar el "juego" algún tiempo más, siguiendo la misma pauta de mitad "sí", mitad "no" con los que van quedando. El avispado asesor siempre tendrá excusas para los fallidos y puede que un nuevo precio más alto para los asesorados positivamente. Tunanterías y tunantes los hay de todos los tipos, colores y tamaños.

Hay una variadísima oferta de profesionales del chanchullo con las más dispares e ingeniosas fórmulas para hacerse con las "pelas" o los bienes de los demás. Y, créanme, a veces, si no fuera porque los arribas de la ética y la honradez deben prevalecer por el bien general, habría que quitarse el sombrero ante el ingenio de algunos de estos elementos que, si bien hay que llamarlos estafadores, al realizar su trabajo, no hicieron sino ganarles un pulso de inteligencia a otros vivales, pues eso y no otra cosa, muchas veces, quizás la mayoría de las veces, suelen ser los estafados.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep