Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Algunos de vosotros habéis oído decir de alguien que padece un Toc. No tiene nada que ver con los tic que son manías inofensivas aunque tengan que ver con algo de tipo nervioso. Y cuando la persona se siente calmada puede desaparecer sin ningún problema.

El Toc es un problema de obsesión compulsiva, que puede acabar en un problema serio si la persona que lo padece no intenta controlarse, y sobre todo deja de angustiarse por algo que no es más que una idea fija sin fundamento ni razón alguna. 

El Toc es una apelación reciente, hace unos años no se había definido como tal a todos aquellos que no pueden dejar de estar preocupados por algo. El diez por ciento de gente que vive en las grandes ciudades vive siempre angustiada por todo y por nada. La población sufre de un fenómeno que ni médicos ni siquiatras saben como remediar el problema . Son seres humanos que no tiene en su vida ni un solo momentos de serenidad y paz.

El trabajo, el amor, los hijos, el dinero y las inevitables malas noticias, tanto personales como las que ocurren a través de nuestro planeta, son problemas cotidianos que tenemos que asumir sin hacer un drama por ello. Un sinnúmero de gente vive en perpetua ansiedad y son aquellos que padecen un Toc. Equivale a decir que "viven angustiado por todo".

Al contrario de los que padecen claustrofobia, que se atemorizan en los lugares cerrados, los que padecen el Toc no saben cuál es la causa exacta por la que se sienten en ese estado excesivo de angustia permanente. Y cuando se confirma que su preocupación no tiene justificación alguna, no sienten el menor alivio, porque inmediatamente en su cerebro ya hay otro motivo de inquietud que le dejará preocupado para el resto del día.

Y entonces, se preguntan, ¿por qué la ansiedad existe? La ansiedad hace parte de nosotros mismos y si no la podemos dominar es cuando empieza a ser maligna -dice la sicóloga Evelyne Mollard-. La diferencia entre la personas ansiosas y la que no lo son está en que saben aceptar un problema inesperado que no depende de sí mismo y pueden afrontarlo. Esas personas aceptan las situaciones difíciles como un desafío que tienen que superar, la capacidad de esa aceptación depende de la fortaleza y de su espíritu enérgico que no se dejan oprimir por cosas que acaban resolviéndose por sí misma. 

Volver los ojos hacia un futuro sereno y placido es prácticamente imposible para los que padecen el Toc. Su vida esta repleta de temores de toda índole. No tienen ni motivación ni interés, ni buscan un insensitivo que les haga ver otra perspectiva más halagüeña que las que se han forjado, y no quieren buscar otra salida que la de estar permanentemente preocupados. 

Y la doctora Mollard confirma que es muy difícil que esas personas acaben convenciéndose de que su obsesión es muy peligrosa y negativa, y mucho peor que una enfermedad corporal, la cual tiene un diagnostico y por tanto un tratamiento adecuado.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep