Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Sentirse feliz no depende siempre de nosotros y sin embargo cada vez se insiste más en que sólo con proponérnoslo ya estamos dando un paso adelante para que nuestra vida sea más satisfactoria e impidamos que las contrariedades envenenen nuestro cotidiano vivir.

La felicidad perfecta no es de este mundo, y cuando alguien te dice que siempre se siente feliz, ten cuidado. El destino se irrita de una felicidad duradera y sin sombras. Polícrates, que es el símbolo de la felicidad, decía que siempre se sentía amenazado sólo porque era un hombre que se sentía completamente feliz.

Y cuenta la historia que un rey de Egipto, amigo y aliado de Policrates, asustado de saberlo tan feliz recorrió muchos kilómetros a través del desierto para decirle a su amigo que semejante felicidad era muy peligrosa. "Vuestra prosperidad y dicha constante me tiene espantado, yo deseo para las personas que amo una mezcla de bienes y de males. La divinidad es celosa de una felicidad duradera e inalterable. Debe buscar penas y reveses para oponerlos a vuestra dicha que es exuberante" -le dijo a su amigo-.

Policrates analizó estos consejos y, para salir al encuentro del infortunio, arrojo al mar su anillo que tenia un precio incalculable y que además le daba una fuerza interior que estaba convencido que era la causaba de su inmenso bienestar. El destino no aceptó el sacrificio: le devolvió el anillo en el vientre de un pescado que le sirvieron en una comida inesperada pocas horas después de haberlo tirado. Y después de esto Policrates se confió y se sentía más feliz que nunca, sin embargo, no pudo prever su final que lo tenía ya amenazado. En una batalla en la que se vio envuelto, no encontró apoyo entre los suyos. Le asesinaron en un momento tan inesperado que segundos antes de morir, creyó que estaba soñando...

Por ahora no se sabe casi nada sobre las consecuencias de la felicidad. ¿La felicidad depende acaso de poseer muchos bienes de fortuna? ¿Sólo los ricos pueden ser felices? Es sabido que la riqueza por sí sola no hace feliz al hombre; pero también es verdad que una persona que carece de lo más esencial sus motivaciones son deficiente. No pueden sentirse atraídos por nada, porque todo lo tienen prohibido y la frustración acabará siendo crónica. La vulnerabilidad se incrementa y la enfermedad y la depresión son la consecuencia de estas dolencias que en la penuria son difíciles de sobrellevar.

Y sin embargo la felicidad es una disposición del espíritu que no está sujeta a factores externos y aquellos que pueden valorar lo poco que tienen y saben disfrutar de un día radiante, gozándolo plenamente, ya están predispuestos a una felicidad moderada sin que tenga consecuencia directa con sus bienes materiales ni posición social.

La felicidad puede ser dañina y muy negativa para aquellas personas que se sienten como "ovejas complacidas". No disfrutan de nada porque lo tienen todo y ello les conduce a una ociosidad malsana que les arrastra a una vida sin interés ni superación alguna, por la simple razón que no creen que haya nada que pueda ser mejor que lo que ellos están viviendo.

La teoría psicosomática mantiene la posición de que la felicidad no es ni duradera ni profunda. A través de una larga vida se tienen continuos fracasos y desengaños, esto hace que perdamos la confianza en nosotros mismo y puede afectar negativamente a la salud. Perdura la teoría de que una posición positiva en nuestra vida diaria nos alejará de la enfermedad y de muchas dolencias imaginarias. Y con una fuerte capacidad moral el camino que tengamos que recorrer será, sin duda, más liso y llevadero que si nos llenamos la cabeza de hondas negativas.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep