Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Cada vez que se habla de altos niveles de civilización y progresos técnicos asociamos el avance con las ventajas materiales. Estamos condicionados de tal manera por las motivaciones del estilo de vida actual que los adelantos comportan comodidades y disminución del esfuerzo (y de la responsabilidad).

Habría que preguntarse a qué se debe esta concepción que ha echado raíces en nuestra sociedad. Son muchas las causas y no es éste el lugar para estudiarlas y enumerarlas. Baste solamente buscar un origen seguro como común denominador. Se trata del avulgaramiento que trae consigo la pérdida de unos valores orientativos. Este descenso de la calidad en estímulos y elecciones reduce la cultura a la imagen, a las fórmulas oficiales y a la monotonía y otros cumplimientos de expedientes.

Los medios publicitarios de las editoriales se esfuerzan para sensibilizar al público lector, pero como va dirigido a las grandes masas, resulta, que la literatura que se ofrece no es la que se debiera asimilar para potenciar la inteligencia y el buen gusto. Hay que rebajar el gráfico hasta el punto medio en que leer es simple pasatiempo y meros logros comerciales. Esto influye, a su vez, en los escritores, que explotan sus recursos sensacionalistas para producir obras, llamemos, revolucionarias e insólitas con el fin de motivar a un lectorado que se mueve solamente con la velocidad de las novedades y la sorpresa de lo inaudito. Las auténticas creaciones que nos pueden enseñar y deleitar con contenidos de valor universal y permanentes pasan desapercibidas o son conocidas por el gran público a través de los lanzamientos de oferta.

Leer no es siempre promocionarse, cultivarse y conocer la realidad y valorarla. A veces, se lee para mal. En épocas como las nuestras, en las que la cultura está despedazada y servida por hombres y entidades herederas de otras etapas históricas de más altura, no podemos confundir todo lo que se publica con lo que sirve para la formación cultural del individuo. Ya decía en otro artículo que la verdadera enseñanza debe llevar a una libertad responsable. Debe conducir a una actitud crítica del mundo, capacitarnos para ordenar nuestras impresiones y seleccionarlas hasta la adecuación cabal conforme a nuestra vocación insobornable.

Comprendo también que piso un poco los umbrales de la utopía y estoy planificando un orden ideal. Pero leer debe también incluir la esperanza y la ilusión, y no aceptar el achabacanamiento como forma de vivir y de sobrevivir. Lectura debe ser lección, siembra y futura cosecha de un contacto con lo más positivo de la humanidad. Lectura es evolución, transformación y explosión de nuestras mejores posibilidades.  






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep