Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Si lo traducimos a números y lo miramos desde otras perspectivas, es curiosísimo comprobar nuestra edad, cómo y en qué se nos va el tiempo de vida y algunas de las funciones de nuestro organismo.

Por ejemplo, ¿sabe Vd. que una persona de 75 años -medidos con unidades distintas al año- lo que ha vivido son 900 meses, ó 3.900 semanas, ó 27.300 días? ¿Y sabe Vd. que esa persona se ha llevado 25 años de su vida -o sea, 300 meses, ó 9.000 días, ó 72.000 horas- durmiendo?, ¿y que ha dedicado a comer casi siete años de su edad total?, ¿y que, si es hombre, se ha estado afeitando durante 1.800 horas?, ¿y que, si es mujer, se ha llevado alrededor de 10.800 horas delante del espejo?, ¿y que, en ambos, el corazón ha tenido que latir unos 3.000 millones de veces? ¿y que por sus pulmones han pasado alrededor de 320.000 metros cúbicos de aire?, ¿y que su estómago ha tenido que soportar aproximadamente 30 toneladas de comida sólida y otras 60 toneladas más de líquidos de todo tipo?

Pero todos estos datos y cifras, con ser muy interesantes, pierden interés en el momento que nos enfrentamos con las macrocifras de lo infinito. Hablar de ello, de este universo tan próximo y lejano al mismo tiempo que nos rodea y del que formamos parte, es hablar del más sublime desconocido que conocemos.

Para dar un ejemplo de nuestra pequeñez y desconocimiento basta tan sólo unas simples referencias.

En una noche de buena visibilidad y a simple vista, un individuo normal alcanza a ver de 5 a 6 mil estrellas. Pero las existentes son muchas más, tantas que desborda las cuentas y la imaginación de hasta el más avezado matemático.

Se ha calculado -muy fundadamente- que en nuestra galaxia, la Vía Láctea, existen unos 100.000 millones de estrellas. Si tenemos en cuenta que el universo, digamos "conocido" -también según datos contrastados- alberga unos 100 millones de galaxias semejantes a la Vía Láctea, resulta que el numero total de estrellas se eleva a la enorme cifra de 10.000.000.000.000.000.000, o sea, 10 trillones de estrellas de características iguales o parecidas a nuestro Sol.

Naturalmente, si tenemos en cuenta que cada uno de estos soles puede tener un sistema de planetas girando a su alrededor -más o menos como el nuestro-, habría que multiplicar la cantidad por equis planetas para saber cuántos cuerpos celestes como la Tierra existen en el universo conocido-desconocido. Y aún quedaría otra multiplicación para añadir el número de satélites cómo nuestra Luna.

Y si hablamos de distancias, si tenemos que comprender longitudes como las que nos separa de otros cuerpos celestes... Sí, ya sé, es imposible, pero caben ejemplos.

Alfa de Centauro, la estrella más próxima a nosotros, está a 4 años viajando a la velocidad de la luz (300.000 mil Kms. por segundo). ¿Le dice algo? Otro ejemplo: si en este mismo momento nos estuvieran mirando con un potente telescopio desde un planeta situado relativamente cerca de nosotros, digamos a sólo 2.000 años luz, ¿saben qué verían? Pues no, no nos estarían viendo a nosotros, ¡estarían viendo el nacimiento de Jesucristo o el incendio de Roma!

¿Lo imaginan? No, ya sé que es imposible. Sin embargo, es cierto. Ahí está.

Si echamos una mirada a una noche estrellada tendremos un buen motivo para reflexionar...





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep