Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
No cabe duda de que el Estado del Bienestar -que es eso que se traduce por comodidad y abundancia de las cosas para vivir a gusto- va alcanzando cotas bastante apreciables, tanto en esta España de nuestros pecados como en la mayoría de los países desarrollados.

¿Quiere esto decir que hemos conseguido lo que K. Boulding llamaba un "mercado perfecto", o sea, optimizar nuestras economías de manera que exista un estado de competencias perfectas? Naturalmente que no. Esto no se da -ni puede darse- en ninguna sociedad en la que -como la de los susodichos países- su funcionamiento está basado en el capitalismo.

Como no quiero exponer aquí ninguna teoría de expertos economistas -que nunca caminan paralelas a las de los teóricos éticos-, ni tampoco joderles la tarde acusándole de cosas de las que Vd. ni tiene culpa ni podría hacer nada por evitarlo, lo mejor será que me limite a exponer la situación que motiva esta página y las consecuentes reflexiones.

Porque de lo que quiero hablarles es de que -aunque Vd. no los ve ni sabe que existen- hay actualmente en el mundo unos 30 millones de esclavos que son explotados trabajando para nuestro confort.

Que conste que les hablo de esclavos en el sentido más literal de la palabra, o sea, de gente, de humanos como Vd. y yo, que tienen dueño y señor y los explota como le viene en gana como una propiedad más. En algunos países, Ghana, Mauritania, Sudán, la India, Birmania, Tailandia, Haití, etc., con el total beneplácito de los gobiernos y policías locales que, en muchos casos, son simples mafias que se encargan de su explotación.

Hablarles de los horrores que pasan estos desgraciados cada día -y ponerles un rostro y detallarles cómo se desenvuelve su infierno diario- les pondría la carne de gallina y maldecirían en arameo a tantos hijos de putas que comparten nuestros tiempos y, a veces, sin saberlo, hasta las más próximas distancias cuando tomamos nuestra cerveza con tapa de calamares en el bar de la esquina.

Sí, ya sé que Vd. no tiene plantaciones de caña o de cacao en el Caribe, ni industria cristalera en la India, ni de pescado ahí al lado en Ghana, incluso ni ha hecho ningún viajecito "cultural" a Bangkok o Phnom Penh, pero... ¿Sabe Vd. por qué le costó cuatro cuartos ese magnífico abrigo de piel que luce su señora y que compró en los grandes almacenes de marras, o los vaqueros que compró en el mercadillo de los jueves? ¿Y sabe Vd. por qué son tan baratas las latas de caviar del supermercado, o ese juguete tan mono que le regaló a su sobrino por su cumpleaños, o la completa caja de herramientas que compró en la tienda de todo a cien? ¿No lo sabe? ¿O sí...? Bastaría con rascar un poco con la uña en la lata de caviar o en la piel de su magnífico abrigo para ver el sudor y la sangre de quienes, allá lejos, se dejaron la vida para hacerlos...

Desgraciadamente, ni Vd. ni yo podemos hacer nada por evitarlo. Y, aún más triste, no tiene que ir "allá lejos" para ver cómo la vida y la dignidad de los seres humanos no valen un pimiento: en cualquier suburbio de la gran Barcelona, de Madrid o de otras muchas ciudades de nuestro entorno, puede encontrar locales, pisos o sótanos donde en unos pocos metros se apilan cientos de asiáticos, negros u otras pobre gente que huyeron de la esclavitud y explotación a que eran sometidos en sus países de origen para ser explotados y esclavizados en nuestra rica Europa.

Le repito, ni Vd. ni yo tenemos culpa de esto. Ni de que haya tanto hijo de puta engordando su panza y su cartera con las vidas de otros. Ni de que el bendito San Pitopato, su general en jefe, su representante legal por estos lares, los justos de la justicia, el guardia de la porra y los santos próceres del gobierno estén siempre mirando para otro lado. 

Que somos así, oiga. Que esto no tiene arreglo...






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep