Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2004 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Mecachisssss…

Estoy demodé, pasado, anticuado. Vivo fuera de la realidad de nuestros días. Al margen de estos tiempos volubles y vertiginosos. Casi, casi, podría afirmar, sin posibilidad de equivocarme, y a pesar de leer a diario la prensa de distintas tendencias, que no me entero de nada de lo que ocurre porque la gente lo quiere.

Si, en alguna ocasión de tiempos pasados, me hubiese planteado esto que hoy parece va a conseguirse, mi vida sería diferente. Pues "no van y nos dicen" que, hala, a cambiarse de sexo y "de gratis".

Toda una vida de trabajo y esfuerzo para amontonar unos ahorrillos que me dejasen vivir relajado una vejez larga y serena. Toda una vida de sudores, a veces muy fríos, para acabar con la dichosa hipoteca, con la crianza y educación de mis hijos, con el disfrute, en breves viajes, de nuestra querida y rica España recorriendo lugares, conocidos unos y ocultos otros. Toda una vida de apretones y sufrimientos ¿para qué? He fracasado. Ahora, cuando todo es tan fácil, y tan barato, lo que vamos a conseguir después de décadas de lucha, de nada me serviría. ¿A dónde iba a ir yo, a mis años, con un par de tetas de silicona? ¿Cuánto tiempo precisaría para aprender a andar con zapatitos de tacón? ¿Me atrevería a lucir, por debajo de la falda, mis peludas pantorrillas? ¿Podría, al hacer la compra, pedir un calabacín con mi ronca voz de viejo fumador? No sé, no sé. Quizá todo se me hiciese un poco cuesta arriba, pero llegaría el consuelo pensando que muchos millones de españolitos silenciosos habrían, con su dinero, pagado la amputación de mis atributos pronto inservibles. Les agradecería, hasta el infinito, el esfuerzo tributario que hicieron para que yo (es un supuesto), un simple maricón camuflado, pudiese, a estas alturas, aparentar lo que nunca fui. Y podría casarme con un macho tan maricón como yo. Y adoptar hijos que maldita la gracia les hará cuando puedan comprender el alcance de su tragedia. Y tener derechos derivados del vínculo conyugal y, ganada esa batalla, seguir la lucha, deleznable lucha, contra la Iglesia, sus dictados y sus doctrinas, y manifestarme por las calles en triste y vergonzante espectáculo, y brindar por el triunfo de una estupidez.

Gracias, gobernantes de turno. Gracias por administrar de tan portentosa forma la ruina de nuestra seguridad social. Gracias por eliminar un problema.

Toda la fauna de maricones y lesbianas, nuevas mujeres del siglo XXI, están exultantes de felicidad, pero aún les quedan las caries y las muelas picadas y los colmillos caídos porque eso, lo del dentista, no se lo paga nadie. 




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep