Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Unos 1500 años antes de nuestra era un pueblo de raza aria invadió la península del Indostán y creó una civilización cuya religión se denomina védica por el nombre de sus libros de himnos, los Rig-Veda y los Atharva-Veda, etc. Según éstos, el número de dioses era grande; Agni, el dios del fuego; Prithivi, la Tierra; Dyaus, el cielo; Indra, la naturaleza; Soma, el que da la inmortalidad; los gemelos Azvins, el Crepúsculo y la aurora, etc. Pero el principal de todos era Siva, el creador y destructor, genio maléfico, implacable y cruel, a quien era preciso contentar con sacrificios y ofrendas.

Esta idea fundamental del sacrificio impetratorio dio origen a una poderosa casta sacerdotal, los brahmanes. Estos adoptaron el color amarillo en sus vestiduras para distinguirse de los guerreros, de los hombres libres y de los parias. De ahí nació una diferenciación de castas que ha ocasionado a la India un retraso secular.

Los innumerables dioses védicos no pudieron impedir el deseo de conocer a un ser más poderoso, un dios único capaz de dominarlos a todos y que, en última instancia, regiría el mundo. Este dios o principio fue Brahma. Sin embargo, las tendencias politeístas eran tan fuertes que de Brahma empezaron a surgir, por sucesivas emanaciones, multitud de dioses, porque en la India todo es Dios y todo procede de Dios. Un sacerdote hindú afirmaba que existen unos 333 millones de dioses.

En la nueva reforma religiosa existía un principio universal todopoderoso, «Brahma», y un principio particular de cada uno de nosotros, el «atman», el ser Concreto. La filosofía desarrollada a raíz de estos principios llegó a conclusiones verdaderamente curiosas. En los libros sagrados o Upanishads, así como en los poemas épicos, el Mahabharata y el Ramayana, se esbozan las líneas de este pensamiento.

Todo ha de volver al espíritu del dios, todo ha de pasar y suceder. Nuestra vida actual no es sino el premio o castigo de otras vidas anteriores. El «karma» es la reencarnación indefinida. El ladrón, al morir, deja su cuerpo en la sepultura, pero su espíritu va a encamarse en el cuerpo de un cuervo o de un gato. Por sucesivas depuraciones irá ascendiendo en la escala de perfección hasta que un día el alma consigue el nirvana eterno, la aniquilación total.

Una trilogía de dioses preside el desarrollo de la vida en el mundo, cada uno de los cuales tiene una esposa: Brahma y Saravastí, Siva y Kali, Visnú y Laksmi.

También en la India encontramos vestigios de mitos o hechos reales señalados en otras religiones. Así, se habla de cómo Visnú se convirtió en pez cuando ocurrió el gran diluvio que inundó la tierra, y salvó con esta transformación los libros de Manú, código supremo del hinduismo.

El hinduismo fue siempre una religión eminentemente sacerdotal. Los monjes, santones, brahmanes y fakires eran, y son, muy respetados por el pueblo. La reverencia, por ejemplo, hacia las vacas, consideradas animales sagrados, es uno de los factores del hambre endémica de la India, el país que consume menos leche del mundo porque no es lícito extraería de las innumerables vacas que gozan de consideración superior a la de un ser humano.

Sin embargo, el hinduismo sufrió una transformación profunda al surgir un hombre extraordinario: Siddharta Gautama, llamado el Buda, palabra que significa «el Iluminado». 





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep