Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Me dijiste:

"Toma mi mano, verás que hay gorriones callados esperando tu regreso".

Te pude contestar:

"No tengo ojos, y mis dehesas están cubiertas de muérdago amarillo".

Pero preferí ladear el rostro para que no pudieras ver mis lágrimas.

Fue entonces cuando me nacieron madrugadas en las rodillas, y cuando los alcornocales me hablaron de futuros predecibles: "Verás renacer el misterio de las palabras ocultas y el despertar de otros besos, tan puros y fugaces como las melodías de Otoño".

Acababa de repudiar el sonido de las noche de insomnio, las rosas -ya sin sangre y sin espinas- de las avenidas que se cerraron a los abrazos en el tiempo de las canciones perdidas, los atardeceres de miel y almendras que se emancipaban de los colores cubiertos de nieve.

No quise que los cuervos sobrevolaran el nido de los milagros, porque siempre supe que las máscaras podrían reconvertir las magias en figuras de hielo y en arterias a punto de la ira como explosión de revanchas.

Tomé la paz del silencio oculto y la certidumbre de las esperas -tan tercas como constantes-, y pude sentir, entonces, que había pasiones que seguían rumiando primaveras insistentes, y manos que derramaban suspiros, y caricias que no se quebraban en la distancia de los deseos del aire.

Y murmuré al sapo y a la cigüeña:

"Aquí tenéis el quejido de la araña, la fuerza trasparente de las olas que persisten por encima de los fondos oscuros".

Y nada pudo ya destruir el corazón salvaje de la montaña despierta: los ojos se cubrieron de lunas nuevas, y las dehesas se poblaron de susurros y esperanzas...





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep