Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa Manuel Lozano
Argentina



  





ASÍ ERAN SUS CARAS

Ezequiel, 1:11

a Michael Robert White

 
Es el esperado anfitrión de su verdugo.
La noche de neblinas lo dispersa en rumores,
en huesos abiertos, en dedos que se alargan,
en tenues perfiles de rey a la deriva. 
La fogata inicia el vuelo de su especie,
blandamente hasta la multiplicación laboriosa.
Entonces Xangó, emperador cubierto con guirnaldas,
afiebra cristales y relámpago.
Luego, se hunde al légamo inenarrable del deseo
entre las tumbas de los secuestrados.
¿Por qué la hierba fugaz 
de aquella tierra sellada por los tiznes del principio
habría de inscribir mi permanencia?
Toro de agua, lira con cabeza de toro,
leona agonizante en el burdel harapiento, 
portador de una ofrenda increíble a mis hijastros,
¿recordarían ellos la alucinación en vastos corredores?
Ha hablado sólo una vez, ha desechado la mítica palabra,
ha repartido monedas en la cena de cenizas,
para que los vestigios bruñan su apariencia.
Esa música nunca repetida por labios de este mundo
vuelve áspera a nosotros.
¿Si anduvieses por ahí, te reconocerían?
Caen de nuevo las alas que engendraste.
Las manos aúllan. ¿Es el hambre?
Refulge, viaja el ataúd por las heridas. 
La nómina de pétalos diminutos –hacia el alba-
vacila entre las muertes que fui.
¿Qué retrato falaz encuentra su noche?
El temerario clausuró la entrada
de la mansión cubierta por hormigas y gusanos de seda.
(“Estás inmune al polvo y la razón. Te prohibieron 
el suntuoso juego de aterrar la memoria”.)




Hubo aquí un aliento de bestia en la espesura,
de resignado al fin de toda historia.
Surge un caleidoscopio junto a las huellas de mi pie.
Hombre sentado en trono de zafiro, 
buey, león, águila o arcángel,
esfinge tenebrosa en el ojo invisible:
¿Despertarían entonces?
Ya no sangra.







volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep