Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
sarah01Cuando nacemos somos grandes artistas en ciernes, pequeños Picassos, o Leonardos... Son los mayores, con su manía de querer hacernos ver el mundo a su manera, quienes nos van torciendo el genio. Para comenzar y cerrar con mi hija Sarah: un día le pedí que hiciera la ilustración del cuento que un autor me había cedido gentilmente para mi revista "Dos islas, dos mares" dedicada a Andersen.

Ella partió diligente con sus lápices y su libreta de dibujos rumbo a la sala, de donde volvió al poco rato con la imagen de un animalito, que si bien semejaba un burro, tenía la mitad del cuerpo verde, la otra mitad amarilla, y ostentaba unas hermosas alas de libélula.

- Sarah -le dije-, ¿no te pedí que me dibujaras solamente un burro?
- Mamá -respondió la más tozuda de mis ilustradoras-, y lo hice. Ese es mi burrito.

Por suerte, al escritor le encantó y no tuvimos que demorar más la publicación.

Poco después me llegó un poema sobre un unicornio y le encomendé la tarea de ilustrarlo a Rafael, de 9 años. En menos de media hora tenía en mis manos el dibujo de un hermoso caballo blanco... sin cuerno. Le hago la observación al pintor y, ¿saben cuál fue la respuesta? ¡Que ya lo unicornios no usaban cuernos!

dibujos1Hablando del tema con un grupo de madres, una de ellas me dijo que su hija había pintado un león, bastante proporcionado, pero sin boca. Al llamarle ella la atención acerca del detalle faltante, la niña le contestó:

- ¿Tú estás loca? ¿Y si me muerde?

Una madre Argentina me cuenta que en una ocasión, le pidieron a su hijo, como una actividad de la escuela, que dibujara un árbol, una casa y una familia. El chico entregó el dibujo de un árbol inclinado y una casita de puertas cerradas.

- Ángel, creo que has olvidado pintar la familia -le dijo la maestra.
- Pero maestra, si es obvio -comentó señalando al árbol-, había mal tiempo y tuvieron que meterse en la casa.

dibujos2Una amiga de Hungría, pidió a su hija de cuatro años que le hiciera un dibujo, ella respondió, que sólo dibujaba "por pasión y no siguiendo órdenes..." Poco después le llevó un árbol de Navidad lleno de regalos; al lado su "autorretrato".

- ¿Por qué has dibujado esto, Dorka, si aún falta tanto para Navidad?
- Para que la Navidad llegue pronto - responde ella con naturalidad.
- Pero no podemos hacer correr el tiempo, hay que saber esperar...
- Mamá... ¿no me has dicho que, si una niña ser porta bien, puede pedir a los ángeles lo que desee para Navidad? ¡Yo solo quiero que llegue pronto!

Todo esto me viene a la mente porque hoy, precisamente, he recibido el cuento de una niña sobre una princesa y he acudido a mi "ilustradora emergente" a pedirle que me hiciera el dibujo, para enviarlo a varias revistas que gustan de publicar trabajos infantiles. Esta vez la sorpresa fue peor. Sarah me trajo un dibujo precioso... de una ranita verde como el perejil.

- Mi amor... esto no es una princesa -me apresuré a decirle.
- Tranquila, no te preocupes -respondió el pequeño genio mientras recogía sus materiales de pintura-, si le das un besito, se convierte en princesa.



Dibujos:
Dorka Sofia Hollosi. 
Hungría
4 años.

Sarah Graziella Respall
Cuba
5 años 




(Curriculum y Datos de la autora)



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep