Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces




En una época remota, cuando estos planetas que nos rodean estaban recién formados, se instauró el Reino de la Paz Universal. Su principio fundamental consistía en respetar por igual a cualquier forma de vida, por pequeña que pareciese. Su centro estaba en la constelación de Pegaso y lo dirigían sabios casi tan viejos como el Universo, que habían decidido dedicarse por completo a una misión: no permitir disturbios que pusieran en peligro la Vida.

Guy De Boeck 1Esos ancianos eran muy altos, su barba estaba formada por la misma materia que la cola de los cometas. Tenían como ley no intervenir en el desarrollo de los planetas a no ser que fuera necesario. Frente a su sala de reuniones se extendía un gran espejo. Cuando había un conflicto, el espejo se iluminaba con una suave luz y señalaba el lugar donde estaba ocurriendo el problema.

Al surgir en la Tierra las primeras formas de vida reinaba la calma... La evolución continuó, llegaron las plantas, peces, aves, reptiles y mamíferos. Vivían en armonía, demostrando una sabiduría que hoy llamamos "equilibrio ecológico".

Mas cuando el hombre entró en escena trató de dominar a todos, comenzando por sus semejantes. Empezaron las luchas por tener más, comenzaron a exterminarse unos a otros. Mientras algunos hombres amaban la naturaleza; otros, llenos de codicia, creaban armas cada vez más sofisticadas. Llegó un tiempo en que el Planeta era dominado por la guerra; hasta llegar a la Primera y Segunda Guerra Mundial, donde murieron muchas personas, se destruyeron ciudades y sistemas ecológicos.

Los países continuaron creando armas cada vez más poderosas. Entre las más temibles, estaban las atómicas, que son capaces de destruir países enteros. Muchos hombres protestaban alar­mados, tratando de salvar la Vida, pero no fueron oídos por los avariciosos. Finalmente en el planeta se acumularon tantas bombas nucleares, que el más mínimo error provocaría una reacción en cadena que llevaría a la destrucción del Universo.

Como si esto fuera poco, algunos humanos, guiados por su codicia, dañaban el medio ambiente, convirtiendo tupidas selvas en tristes desiertos. Afectaban la capa de ozono, que protege de los rayos solares dañinos. Contaminaban las aguas con los residuos de sus fábricas. Envenenaban el aire, sin pensar que ese mundo enfermo era el regalo que le iban a dejar a sus hijos...

Guy De Boeck 2Los ancianos del Reino de la Paz Universal decidieron que era el momento de hacer algo. Tuvieron que pensarlo mucho, porque los hombres se habían vuelto tan agresivos que si enviaban una nave espacial, eran capaces de destruirla. Esta acción podía comenzar la guerra que exterminaría al Universo. Finalmente, decidieron enviar a un emisario muy especial, que les había servido fielmente por siglos, la Paloma de la Paz, a fundar un nuevo mundo donde el hombre fuera el amigo del hombre, cuidara a los seres menos desarrollados y aprendiera a amar el planeta donde vive.

La Paloma era portadora de un mensaje:

¡Detengan la Guerra, llénese de amor y hermandad!

En el nuevo Universo los hombres se querrían como hermanos, lucharían por hacer un mundo mejor, protegiendo a las criaturas inferiores, en especial a los árboles, esos amigos silenciosos que son imprescindibles para el equilibrio de la vida.

Ya la Paloma ha llegado a muchas casas. A veces entra sin que la vean. Si las gentes están durmiendo, las roza con sus alas y les da su mensaje. Entonces, esas personas despiertan pensando que tuvieron un sueño mágico y cambian su forma de pensar.

Prefiere a los niños y a los hombres de ciencia, que la comprenden y se comprometen a ayudarla. Ama a los artistas, que la reciben con amor y se dedican a difundir su misión: si son pintores, dibujando el Nuevo Mundo; si son músicos, componiendo armonías dedicadas a la paz y la alegría; si son escritores, haciendo poemas o cuentos como éste.

Aún existe guerra y destrucción del ambiente porque es una sola Mensajera para toda la humanidad y le queda mucho camino por recorrer. A veces se encuentra extenuada, sin fuerzas para concluir su tarea; porque hay personas obstinadas que no la escuchan. Entonces la Paloma se siente triste y abatida.

Pero si en ese momento ve a un niño sembrando un árbol, a un hombre dándole la mano a su amigo, a una niña abrazando a su madre, o a cualquiera de nosotros que esté a favor de la paz, la amistad y la protección de la vida, recobra sus fuerzas... por eso estoy seguro de que algún día terminará su misión.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep