Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
En noviembre de cada año hay un certamen en Colombia que opaca toda noticia, conmemoración o evento; se trata del "Reinado Nacional de la Belleza". Se desplazan a la bella y amurallada ciudad de Cartagena periodistas de todos los medios y condiciones, con toda la parafernalia propia de un corresponsal que va a cubrir los quince días más importantes en la historia de una nación. Los noticieros llenan sus espacios con "noticias" de la farándula criolla que por esos días se desplaza a la ciudad pasarela. Gran porcentaje del tiempo al aire de los noticieros de televisión son para las notas que desde allí se generan. Algunos desplazan la mesa de noticias para emitir desde allí los últimos días del reinado. Cuatro comentaristas por noticiero, dos para hablar de lo bueno del evento y otros dos para despacharse a hablar de los errores de las candidatas: que caminó mal, que no sonrió, que se le ve cansada, que muy flaca, que muy gorda, que tal cosa, que la otra.

Las candidatas son un manojo de jovencitas entre los 17 y 23 años, que pretenden hacer carrera en los mismos medios que cubren el evento. Son rostros que veremos el otro año, pero ahora entrevistadas que serán entrevistadoras. Toda una profesión, ya hay varias que concursaron, ahora están en los medios y dicen ser ex-reinas. La mayoría quieren ejercer el periodismo para reciclar, en otros años, la graduación de otras aspirantes al trono. El dinero que tienen que invertir los departamentos para enviar a su representante al reinado, es una suma considerable. Tanta necesidad y tanto donde invertir y se gasta el presupuesto en frivolidades. 

El circo se completa con astrólogos, numerólogos y nigromantes que vaticinan el triunfo de una u otra candidata basados en la adivinación de la suerte y el horóscopo. Los políticos, en su búsqueda de figurar y salir en pantalla, salen dando sus pronósticos. Las entrevistas y entrevistadas, con sonrisa fingida, hacen alarde de su nivel intelectual ante el sorprendido televidente. Los demás medios no se quedan atrás. Revistas con información completa, suficientes fotografías y chismes para dos o tres ediciones. Periódicos y emisoras de radio discutiendo si el traje de fantasía o el traje típico de esta o aquella es más vistoso. La feria de las vanidades, con diseñadores y empresarios de la confección interesados y con un país de espectadores que les mira atónito.

Las demás noticias pasan a lugares secundarios o incluso terciarios. Sólo circo para un país necesitado de tantas otras cosas; pan por ejemplo. Una nación con el agua al cuello en otros problemas y puesta su mirada en temas baladíes. Elegida la "Señorita Colombia", termina el espectáculo y salen docenas de nuevas presentadoras de noticias y farándula que requieren los medios de comunicación para renovarse. Una amiga me dijo que en vez de estudiar comunicación social o periodismo en la universidad, se presentará al concurso el año entrante. En quince días se graduará, dice. Ya estoy por creerle.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep