Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
dibujo01Estábamos de vacaciones en un hotel, aprovechando los escasos días en que podíamos disfrutar de la compañía de Belinda, la hija mayor de mi esposo, fruto de una unión anterior. Ray, mi hijo, tendría dos años y medio, ella seis.

Nos divertíamos especialmente en la piscina. Belinda, que al ser la hermana mayor quería dar el ejemplo, se dejaba poner con docilidad sus flotadores en los brazos, pero para Ray aquello era "como llevárselo preso", y no hubo forma de que se los quisiera colocar. Por tanto, mientras Beli chapoteaba libremente, él se paraba en el borde de la piscina, nosotros, desde el agua, abríamos los brazos, contábamos "Uno, dos... ¡y tres!" y él se lanzaba, una y otra vez.

dibujo02Sacarlos del agua siempre era un dilema, comenzábamos la faena quince minutos antes, para que pudieran darse "una chapuzadita más". Ya estábamos en la fase de secar a Belinda con la toalla, cuando Ray corrió hacia la piscina y gritando "¡Y tres!" se lanzó al agua. Por supuesto, no había nadie esperándolo para sacarlo a flote, por más que nos lanzamos aprisa, se llevó un buen susto.

Mientras secaba sus cabellos y sus lágrimas, la hermanita se le acerca, con aires de educadora y le dice:

- Eso te pasó por desobediente. ¡Fue culpa tuya!

- ¡Eso no es verdad! - respondió él con un sollozo - ¡La culpa fue del uno y del dos, que se me olvidaron!







(Curriculum y Datos de la autora)



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep