Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2005 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces




ray01Algo, no sabía qué, la forzaba a salir del camino que le habían marcado. Un sonido, un sonido indescriptible que nunca sus pequeñas antenas habían degustado. Dejó caer la pesada carga y se alejó de sus hermanas para responder al llamado.

Las otras hormigas insistieron en intentar hacerla regresar a la fila, pero ella no las oía, no podía... Estaba atrapada por el encanto de la melodía de una caja de música.

No entendía lo que era la música, sólo sabía que este nuevo sentimiento que generaba en ella era algo bello, extremadamente grato a sus sentidos.

Dejó caer suavemente sus patas y se sentó, por vez primera, a admirar la gran mancha oscura que se erguía frente a ella, desde donde se desprendía aquel maravilloso sonido.

Durante lo que para ella fue una eternidad, disfrutó de la música.

Sus hermanas, asustadas, la miraron al pasar, pero no se atrevieron a detenerse ni a dejar el camino trazado por la rutina de toda una vida acarreando provisiones para el hormiguero.

Pasó el tiempo y fue tanto el que pasó, que ya la colonia de hormigas no vivía por esos lares. Pero a nuestra hormiga no le importaba, como tampoco le importaba comer, o dormir, sólo quería escuchar su música.

La vieja caja dejó un día de tocar, pero ella no se dio cuenta: la melodía seguía en sus oídos, tan alta y tan clara como la primera vez que la escuchó.

La hormiguita se rascó la cara, abrió los ojos y se asustó al verse de regreso en su hormiguero. No entendía bien lo que había pasado, cómo había encontrado el nuevo camino, qué había sido de la música... Decidió al fin olvidar todo y comenzar a trabajar, como una hormiga más en la fila eterna e incansable.

Mientras iba por el camino con sus hermanas y la pesada carga a cuestas, le vino como un aliento el recuerdo de la música y empezó a tararearla. Sus hermanas no entendían qué pasaba, pero por alguna razón, el sonido que venía de la hormiga les agradaba de una forma increíble, despertando en ellas sentimientos desconocidos.

Una hormiga detuvo su andar y prestó atención a la melodía.

Llegado un momento, todas dejaron su marcha y se sentaron a oír.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep