Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
DOS NUEVAS ENTREGAS DE M. PÉREZ-CASAUX

Manuel Pérez-Casaux Martínez, miembro de la Tertulia Ámbito y de la Real Academia de Ciencias, Letras y Artes de San Romualdo, además de colaborador de San Fernando Información, nos sorprende de nuevo con dos publicaciones recientes. Por una parte, tenemos Miré los muros de la patria mía, X Premio Internacional de Poesía Luys Santamarina, Ciudad de Cieza, 2005, y Caminos de pasión y júbilo, Premio de Poesía Pórticus de Villanueva de la Serena, 2005.

Como en otras ocasiones que hemos comentado trabajos de Pérez-Casaux, se han de resaltar unas características que acompañan a su escritura. Por declaraciones del mismo autor, sus intenciones literarias siempre ha seguido las mismas coordenadas: una poesía entre el intimismo y lo neosocial; o sea, el compromiso con el entorno histórico del poeta y la tamización lírica de su observación. Además, de estas constantes, se ha de señalar otra, y es la de su distribución del texto, caracterizada por dejar espacios libres en el verso, que quieren ser una sugerencia más que un capricho. Veamos el poema Novia en Donosti del primer libro mencionado: “Si no llego a tu cita / es que no llevo escolta / o a lo mejor / un viento de arrebato / me ha quebrado las piernas (dicen que pasa a veces) y no podré correr / cuando haga falta…”.

Hemos destacado este rasgo, que es secundario a mi entender. Pero lo más medular de esta poesía es su instalación dentro de una corriente que los Novísimos dejaron de lado como un residuo de la poesía social de los cincuenta/sesenta. Gran error. Años más tardes, los poetas que se llamaron formalistas, por los años ochenta, reivindicaron la experiencia nuevamente como fuente temática del poema, sin renunciar por ello a la “modernidad”.

En Caminos de pasión y júbilo la opción amorosa es total y, empleando el mismo procedimiento métrico, Pérez-Casaux nos introduce en una atmósfera erótica mitigada por tonos de madurez, en los que no vemos estridencias pasionales ni expresiones truculentas de un desfasado surrealismo. Veamos el poema Manzana, espécimen de este talante que, a pesar de su sensorialismo, denota una delicada tensión amorosa: “Mientras tu boca fue de espliego y cinamomo / mi dedo corazón se puso enfermo / de tanto acariciar tus frescos labios / para morder contigo una manzana. / La chispa de tu lengua/alumbraba tu risa / alucinante / y la pulpa se hundía en la garganta. / Sepultura minúscula tu boca / guardada por tus dientes adorables / que hincaban sus aristas / en la acidez mortal y vespertina de nuestra cita cómplice. / ¿Qué culpa puede haber / qué daño / en comerse de noche una manzana?”.

Otros poemas, como los contenidos en la tercera parte Elegía del mapa de tu cuerpo y en concreto La novia, son muestra de una visión amorosa más interiorizada.

La brillante trayectoria literaria de este portuense, ya isleño por adopción, nos congratula y estimula para la común tarea de enriquecer el acervo cultural de nuestra Isla, por supuesto que desde lo minoritario, y no porque las instituciones culturales de aquí estén cerradas a las mayorías. La literatura, que no tiene la posibilidad de ser visualizada como las artes, necesita del reposo de la lectura y la comprensión íntima, pero ha sido el motor ideológico y emotivo de los pueblos. 









 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep