Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Colombia está en plena negociación de un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (TLC) y, aparte de los debates que esto ha suscitado entre los diferentes implicados y afectados, ahora resulta que nos quieren cambiar las reglas de lo que se había pactado.

Estados Unidos envió a Colombia los textos negociados, pero el gobierno de mi país ha salido a reconocer que éstos no coinciden con el documento original. La garrafal equivocación no puede ser gratuita, pero sí preocupante. Ahora han salido a desmentirse los unos a los otros: “los cambios se dieron en la redacción jurídica, pero no en la esencia técnica del Tratado”. Cambio es cambio y se debió haber consultado con los negociadores, lo sabe hasta el menos avisado, por eso entra la duda de que se actúa con mala fe.

Igual, no hay reversa. Ni siquiera después de tamaño intento de engaño. El tratado se pondrá en vigor hacia mediados del año próximo. El cambio en los textos, según dicen, se dio en la desgravación agropecuaria, manejo de inventarios y contingentes. Transparencia no parece haber por ningún lado, pues esto es afectar alrededor de 6 temas.

Y eso que el asunto se viene manejando “al más alto nivel”, según declaraciones de los implicados, y para “evitar discusiones interminables en los textos”. Que discusión va a haber, ya se tuvo. Lo que se debate ahora es la traducción. Los textos ya estaban listos, no se entiende porqué los cambiaron, o con que criterio.

Quieren cambiar el documento a la hora de firmar y no precisamente en la letra menuda, pero los mismos estafados sostienen: "Yo no diría que sea de mala fe sino que cada país trata de que la redacción final sea lo más favorable hacia su país” (Hernando José Gómez, jefe de negociaciones por Colombia). Continúa el angelito: "son diferencias que no afectan la sustancia del acuerdo pero que sí pudieran generar problemas de interpretación el día de mañana sobre derechos y deberes que podría asumir cada uno". Lo que hay que ver en Macondo, ya cuesta dificultad saber en cuál de las dos versiones participó nuestro negociador: la que hicieron en inglés o la que debatieron español.

Si esa es la manera de negociar de la principal economía del mundo, qué diremos de los pactos que hagamos entre los países pobres (¿emergentes?) todos queriendo sacar el máximo provecho a costa del otro. No habrá negociaciones en los que todos ganen, sino en la que todos pierdan. Pues nada, que en uno solo de los temas son 250.000 empleos los que están en riesgo.

Luego de demorarse más de dos meses en la revisión de los textos cerrados en la negociación, envían una versión con inconsistencias y son los negociadores de aquí los que tienen que salir a defender los cambios. Como va esta telenovela, TLC son ahora las iniciales de Te Lo Cambié.







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home