Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa Andrés González Castro
Martorell (Barcelona)



  


 


JUKE BOX



La sirena aturdida entre sus luces
y el percutor que tiembla en el asfalto
como un galgo ahorcado que agoniza
descienden a murmullo tras el vidrio.
El ruido sí, pero también la música
de un saxofón que tiende su arco iris
hacia la Estatua de la Libertad,
esa barbie Miss Liberty que dice:
Give me your huddled masses.
Dame tus masas y una monedita:
su sonido alimenta también mi corazón.
En el Battery Park mojan sus pies
las notas en la curva partitura
multicolor del arco iris.
El chapoteo musical invita
a bañarse en el Hudson vespertino
y una ardilla enigmática
atenaza la luz como una brasa.
Nada que ver –no busking–
con el metro y su tedio obligatorio,
de día laboral.
El taxista empezó la incongruencia
con música de cámara
tarareada en el atasco
en vez de la sonata de injurias en A minor,
mientras los tubos de neón torcían
los recodos de todo el laberinto.
La siguió aquel ensayo al aire libre
de música naíf, panes y peces
multiplicados para la merienda
con escamas brillantes en el Fulton.
Después nos llevó el hilo musical
a alimentarnos de palabra adonde
Ariadna, traje azul, pamela enorme,
recogía algodón o atravesaba
la orilla de un Atlántico domingo
rumbo a África en un espiritual.
La tanta luz se convirtió en el tísico
hilo de una bombilla
que brillaba a través de la dulzura
de aquel sirope cantarín de Broadway.
Que nos mojó las alas en melaza,
nos empapó las alas en lo inane.
Nos acabó salvando aquel enjambre
frenético de jazz: un clarinete
escapado de un club, claro clarín
clavado en la diana de melaza.
El síncope. La sístole. La diástole.
Un clarinete. Woody, tócala.
Un solo de neurosis
antisentimental, espídico, vibrante.
Jazz en un tubo estrecho de bebida
por el que descendemos
a la altura del View.
Cipreses soñolientos,
pirámides de cieno,
columbarios de acero vespertino.
Cipreses soñolientos
que acongojan al cielo con su lanza,
pirámides de cieno
que ascienden la soberbia
luminosa de un rayo,
columbarios de acero vespertino
que custodian cien negros
con sus cien alabardas que desbordan
la bragueta y el marco
de una foto de Mapplethorpe.
Columbarios, pirámides, cipreses
que derraman su música interrupta,
su luz descuartizada.
Pero ahora volvamos a la hierba
donde espera la ardilla
con el lomo arqueado
en la tranquilidad de aquel atardecer,
en el Battery Park de Nueva York.
Tiene manchas de otoño prematuro
el saxofón dorado del verano.
Un saxofón como un túnel de luz
que lleva a la ciudad del arco iris.






(Ver Curriculum del autor)








volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home