Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Hay remolinos que levantan la savia de los árboles callados, avestruces sin cuello que no se esconden ya de las parábolas que vaticinan tiempos de sangre y fuego.

He sabido del otro lado de la tormenta, de las voces que se rebelaron en los oasis heridos, de las plumas que siguen llorando frustraciones de cotidianos vacíos, de memorias que se perdieron en los vericuetos tortuosos donde el ego espanta a la noche.

Lo he sabido y no me ha temblado la piel, ni se me han enrojecido los párpados.

Los párpados están ya secos por el devenir asolado de la distancia: pestañas crecidas hacen cortafuegos de soledad y deseos en los ojos cansados de mirar hacia adentro.

Y las lágrimas dejaron de pulular por entre las rendijas de los amaneceres de insomnio.

Ni siquiera han venido los fantasmas de la madrugada a restregar sus hábitos de nazarenos blancos contra mi almohada.
Los remolinos siempre terminan dando paso a una brisa suave de poniente, y los párpados se acostumbran pronto a la sequedad del levante y a las calmas sin voces.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home