Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa Antonio García Vargas
Almería



  


 


Luzbel


En tu pubis ignorado, papiro virgen,
con signos de caléndulas y hechizos
está la clave que conduce a tu morada.
Un silencio armado de espadas,
una noche perfumada de olvido,
murmullos de papel y rimas aladas;
dos silencios enfrentados; a mi lado 
tu vientre, 
tu pecho, 
tu cara, 
ceñida paloma, manantial de lava
muda, pálida, multiplicada hoguera,
presintiendo arrecifes embelesados,
bordando el secreto, en almohadas
con flores distantes cubiertas de velos,
por sendas de barro, cielos destruidos, 
miradas cabalgadas.
Yace la sombra anaranjada, tu sombra,
garza lánguida, besando lunas pródigas,
las máscaras hostiles se desplazan
y tu sombra se divorcia de mi sombra,
el alma se agita, calcula el salto,
encadena tu sombra a mi sombra
y copula con la desnuda esencia del fluido.
Amarguras escalando edificios, mi voz
detiene el gemido del ciervo, perro lunar 
devorador de túnicas, gime la estepa,
en un murmullo de música y alas, la noche tibia
muere entre pétalos adormecidos, brotados de la nada.
Los niños desprendidos de mi retina son de metal
y sus voces perturban el sueño del unicornio;
no busco conflictos ni teorías de astrónomo,
resbala mi lágrima tendiendo las manos,
quiero sembrar en tus rodillas tulipanes blancos
y sentar a tu mesa de lamentos mi lobo amarillo,
tal vez así la claridad ablande tu cutis de piedra
y renazca la obediencia en el cristal oscuro,
soy velamen neutro cubierto de rasguños,
amigo del viento, del mar, de la cuna regia, 
traigo compromisos en las yemas de los dedos
que claman en la penumbra del frío cósmico.
Sobran dos hemisferios en mi mochila muda;
quiero compartirlos con el rocío que cubre
las violetas,
enterrando sonrisas al pie de las estatuas.
Construiré para vosotros suspiros y murallas,
un viaducto de mármol plagado de cerezas,
destilaré horizontes a la sombra del pulgar
y ubicaré el epicentro en la córnea del búho,
seré montaña hueca cobijando vuestro cuerpo,
quebrantaré las leyes que rigen los universos
y del delicioso légamo de robustos vientres
nacerán las bases de futuros archipiélagos.
Sólo pido, antes de desaparecer en el espejo 
de la memoria,
que no tiemble la mano que acaricie el otoño
y que la novena estirpe proteja sus fronteras
cuando el señor de la codicia suelte las jaurías.


 




(Ver Curriculum del autor)








volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home