Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
A menudo, quien no tiene una idea de los límites de la expresión, confunde periodismo y literatura. Ahora bien, las nociones del lenguaje periodístico nos avisan de que sus rasgos imponen una disciplina austera al periodista para que su discurso no vaya más allá de la mera información, sin que el aditamento de imágenes metafóricas ni otras figuras capitales del lenguaje literario vayan en menoscabo de la eficacia de su intención.

La característica del lenguaje del periodismo es la de ser una literatura de urgencia. Su naturaleza responde a las famosas siete preguntas: ¿quién?, ¿qué?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿por qué?, ¿para qué? y ¿cómo?

Por otra parte, la redacción de la noticia suele adoptar la estructura de un triángulo invertido. Es el sistema ideado por la agencia informativa norteamericana Associated Press: Entrada o entradilla, datos de segundo grado de importancia, datos de tercer grado, datos de cuarto grado, datos de quinto grado, etc.

Otra característica que hay que tener en cuenta es la de su lenguaje, que ha de ser claro, conciso y correcto (las tres ces).

Sin embargo, ello no evita la tentación de literaturizar su estilo con muchos adjetivos y metáforas. O por lo contrario, vulgarizarlo, creyéndose que con esto atrae a más público y produce un efecto espontáneo sin esfuerzo alguno en su lectura. También existe el peligro de tecnificarlo invadiéndolo con tecnicismos procedentes de algún argot. Como el periódico llega a un gran número de lectores, su lenguaje ha de ser de un nivel mediano, sin caer en ninguno de los extremos reseñados antes.

Otra cosa es si matizamos entre los restantes géneros del texto periodístico, tales como la entrevista, el reportaje, la crónica, la columna y el editorial.

Como este artículo no pretende dar una clase de periodismo, sino solamente resaltar la importancia que tiene hoy este medio maravilloso de información escrita, ponemos el acento del interés en que se trata de una ocasión a pie de calle de formar las conciencias de los ciudadanos, que hallan en el periódico un órgano de denuncia pública argumentada con el sentido crítico. Por ello su independencia ideológica ha de ser una condición básica. La libertad apoyándose en un cuadro de valores humanos debiera ser la guía que lleve la información a los lectores, no obstante a que vivamos en una época en que los colores políticos deciden ciertas claves a la hora de una determinada propaganda, a la que tal vez no puedan escapar quienes conducen semejante medio de comunicación.

Insistimos en la tarea educativa que tiene el periódico en nuestra sociedad, dada su presencia cotidiana e irrenunciable, porque es una ocasión inestimable en la que la noticia imprescindible de actualidad, la columna de opinión y el artículo de recreo cultural se dan la mano para una interesante tarea formativa de los lectores.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home