Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


  • LA VOZ DEL CREACIONISMO




    “¿Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!?
    Hacedla florecer en el poema.”
    Vicente Huidobro

  •  Vicente Huidobro

Vicente Huidobro es uno de los mayores poetas de Chile, país de poetas. Huidobro fue para la vanguardia lo que Rubén para el modernismo. Como Darío -a quien tanto admiró Huidobro-, con sus novedades, transformó la práctica poética de su época tan por completo, que desde la perspectiva de hoy su poesía parece pertenecer más a la época que a la persona que la escribió. Huidobro es uno de los escritores hispánicos más universales del siglo XX.

Vicente García-Huidobro Fernández nació en Santiago el 10 de enero de 1893. Hijo de una familia de la más rancia aristocracia del país. Su madre María Luisa Fernández fue una de las figuras más destacadas del feminismo del primer cuarto del siglo XX.

Cursó sus estudios secundarios en el Colegio San Ignacio dirigido por los jesuitas en Santiago. En Pasando y pasando, su primer libro en prosa, aparecen datos importantes en relación a su permanencia en este colegio, donde tuvo dificultades con sus superiores.

En 1911, Huidobro publica su primer libro de poemas: Ecos del alma, libro adolescente, cargado de un sentimiento sincero. Este libro fue dedicado a Manuela Portela Bello, joven con la que contraería matrimonio en 1912. Dirige la revista Musa joven y funda la revista Azul.

Tras residir en Buenos Aires, viaja por primera vez a París, donde se pone en contacto con los grupos vanguardistas sobre todo con el que encabeza el poeta Apollinaire; colabora en la revista Sic y en la revista Nord-Sud junto a prestigiosos escritores como Apollinaire, Tzara, Max Jacob y Breton; él mismo escribía poemas en francés. Fue el iniciador del llamado creacionismo (movimiento que intentaba “crear” objetos nuevos a través de la metáfora: “crear un poema es como crear un árbol”). La misión del poeta no es imitar la naturaleza -como, según Huidobro, se venía haciendo-, sino crearla. La poesía ha de ser así una creación total; de ahí el nombre del movimiento.

En España, después de su primera aparición legendaria por el año 1916, cuando apenas alboreaba la consigna creacionista entre el verdor de sus primeros libros, el poeta era esperado como un meteoro fabuloso, especialmente por Rafael Cansinos-Asséns. La visita de 1918, ya con el creacionismo flamante y Ecuatorial y Poemas árticos, fue la decisiva, revolucionando completamente el ambiente poético de nuestro país. Su actividad y sus postulados serán decisivos en el desarrollo del movimiento ultraísta. En el café Pombo se relaciona con los jóvenes escritores Guillermo de Torre, Isaac del Vando Villar, Mauricio Bacarisse y Ramón Gómez de la Serna, entre otros.

En París colabora en la revista más representativa del momento poético L’Esprit Noveau. En la capital francesa mantiene estrecha amistad con Picasso, Miró, Juan Gris y Paul Eluard, y con los jóvenes poetas Juan Larrea y Gerardo Diego.

En 1919 comienza a escribir su extraordinario poema Altazor. Su actividad como poeta y divulgador del creacionismo por Europa es intensísima.

En 1929 aparece en España Mio Cid Campeador, una de sus obras más leídas. En 1931 se publicaron en nuestro país Altazor y Temblor de cielo.

En 1931 se desata la polémica entre Huidobro y Pablo Neruda. En 1936 organiza a los escritores chilenos en solidaridad con el pueblo español. Publica en Escritores y Artistas Chilenos a la España Popular su poema Está sangrando España. Viaja a España para enrolarse en el Frente Popular. Ese mismo año en Madre España, publica un extraordinario poema, Gloria y sangre. La polémica con Neruda se acentúa al encontrarse ambos en España apoyando la causa republicana.

En 1941, publica dos de sus capitales libros de poesía, Ver y palpar y El ciudadano del olvido.

Huidobro participó activamente en la segunda guerra mundial. Fue el único oficial de lengua española y también el primero en entrar en Berlín, en 1944.

Vicente Huidobro murió el 2 de enero de 1948 en su casa de Cartagena, balneario costero de la región central de Chile, días después de haber sufrido un derrame cerebral, al que había quedado proclive después de la herida recibida en la última guerra mundial. Es enterrado, de acuerdo con sus deseos, en una colina frente al mar. Su hija mayor y Eduardo Anguita escriben el epitafio: “Aquí yace el poeta Vicente Huidobro / Abrid la tumba / Al fondo de esta tumba se ve el mar”.

Vicente Huidobro es un nombre relevante e imprescindible en la historia de la poesía. El poeta de los poetas. Pablo Neruda nos dijo: “Yo he propuesto un monumento para él, junto a Rubén Darío, pero nuestros gobiernos son parcos en erigir estatuas a los creadores y pródigos en monumentos sin sentido”. Pero, la poesía no le abandonó jamás. No en vano, dijo Huidobro: “Oh mi buen amigo / ¿Me habéis reconocido? / He vivido una vida que no puede vivirse / Pero tú. Poesía, no me has abandonado un solo instante”.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home