Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Colombia es un país muy rico, pero con mucha gente pobre, lo que genera la desigualdad que nos tiene en este caos de violencia. La población de niños trabajadores es una cifra que ya pasó de preocupante a alarmante: Uno de cada cinco niños entre los 5 y los 17 años trabaja o busca un empleo en el país. Ojalá que la solución a sus necesidades llegue pronto, aunque los encuentre trabajando.

En un país donde los niños son las principales víctimas de la violencia, las demás crisis los golpean con igual impacto: social, política y económica. ¿Dónde encontrar la esperanza si los menores se han visto obligados a trabajar y para ello dejar de estudiar? Esta situación aumenta el analfabetismo y otras plagas que terminarán por ahondar las ya enormes diferencias sociales que nos abruman.

Según un estudio del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Ipec), cerca del 50 por ciento de los niños y niñas trabajadoras no tiene siquiera remuneración monetaria. La otra mitad no es que esté bien remunerada: sus salarios llegan a ser apenas una cuarta parte del mínimo legal mensual (un poco menos de un euro al día).

Según La Unicef tenemos 2,5 millones de niños como población económicamente activa. Un millón setecientos mil son adolescentes entre 12 y 17 años y ochocientos mil son niños y niñas de entre 6 y 11 años trabajando en vez de estar jugando y educándose. Con razón dicen en el exterior que “los colombianos son muy trabajadores”.

¿Qué hace nuestros niños en vez de divertirse y crecer? El 80 por ciento trabaja en el sector informal, mientras el resto ayudan en el servicio doméstico en hogares de terceros, con jornadas hasta de 16 horas. Ante la necesidad no hay leyes y el abuso es mayor.

Los niños, que deberían alimentar nuestras expectativas de un mejor futuro, apenas si tienen presente, pues están trabajando para alimentar a sus familias. Son niños que obtendrán un bajo o nulo rendimiento escolar y se desgastarán física y mentalmente: se erosiona su potencial en pleno desarrollo.

¿Cuando se promoverá la escolarización universal, gratuita y obligatoria durante la educación básica? ¿Qué está esperando el gobierno para diseñar sistemas que ofrezcan a las familias más pobres subsidios vinculados al mantenimiento de sus hijos en la escuela? ¿Se interesará en los niños sólo cuando dejen de serlo y tengan edad para votar? De continuar con esta situación llegaremos pronto a convertirnos en una nación miserable, si es que ya no lo somos. Un país que se quedó en el letargo de ver cómo crece la economía y empezó a creer, cándidamente, que también con ella crecía el país.







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home