Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2006 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Repican a muerto: el hedor se ha apoderado de las avenidas del júbilo mientras los títeres van cayendo destronados con sus cabezas descosidas de los ojos inmóviles.

Un murmullo de risas ácidas, pegajosas y lejanas, va ocupando el gorgoteo de la brisa entre los árboles. Claveles rojos y crisantemos para el estiércol de las víctimas que dieron su sangre en los colectores donde las bombas se hicieron lágrimas. Palabras de caminos aunados en la sensibilidad del vacío, en la esperanza fallida por la soberbia.

Luego, el silencio a voces. Huérfanos de tutelajes lanzándose a la aventura de fingir amores. Distancias que se soportan por la distancia. Mentiras para amortiguar el miedo a la soledad. Archipiélagos imposibles porque cada isla va tatuada con la cruz de los vientos, y porque cada viento se torna huracán desmedido ante el simple ulular de la voz sin trampas.

Ahora la paz de las noches pausadas, sin laberintos ni falacias. El apacible calor de los sueños sin cabos, la mansedumbre del amor reconocido en lumbres viejas.

Y -también- algunos ojos que tuvieron que perderse entre el olor de los muertos: ojos del recuerdo inmolado en la catarsis imprescindible de la huida, ojos que permanecen al otro lado de las mentiras...







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home