Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
No hay duda que el mundo interno del genio es amplísimo y que en él, el tiempo se dilata y pierde rigidez, fórmula y signo. Y entonces, entonces todo se entremezcla y cabe; la magia, los hallazgos, las mil y cientas más realidades… Todo. Incluso aquello que aclama al mejor y mayor de los orgullos.

 
POR LO MENOS

Aquel día, invitamos a Ferran a comer en casa, así que en vez de dos, fuimos tres para hacer el largo trayecto que separa nuestro nido de la escuela; camino que, por contrapunto y bien aprovechado, da mucho de sí tanto en complicidades como en esparcimiento y aprendizaje. Ya a medio trayecto, el fortuito hallazgo de una hermosa lata de refresco vacía y solitaria hizo las delicias de los pequeños.

“y entonces viene el número siete sortea al dos y chuta…y…y… …y la portera (en este caso una servidora) que lo ve y para el tremendo marcaje y se la pasa al número dos que chuta y…” “¡vaya…! de nuevo el siete que corta el envite y de un chupinazo fortísimo y directo la envía…la envía a… a… ohhh… ¡¡¡fuera de juego!!!”

Tras perder el improvisado (y abollado) balón, que quedó del todo irrecuperable bajo las enormes ruedas de un furgón de reparto, no quedó más remedio que pasar de la acción al relax y posterior sesión comentarística.

- Tú si que sabes jugar -le decía Laura a Ferran con sincera y profunda admiración.

- ¡Pues claro que sí!, porque juego en el equipo más guay. El sábado marcamos tres goles. ¡¡¡Tres!!!

- Pues yo… -siguió Laura igual de emocionada- …el año que viene me apunto y…

- ¡… Y fijo, fijo que marcamos, por lo menos uno! -la cortó Ferrán, mirándola rebosante de euforia y totalmente convencido de su grandísimo halago.

 
CUESTIÓN DE RANGO

- ¡Impresionante!, ¡nada menos que tres goles! -metí entonces baza en la conversa-, ¿sabes que yo también jugaba al fútbol?
- ¿siiiiií? -incrédulo preguntó Ferran.

- ¡Pues claro! -siguiéndole el juego-, ¡la más pichichi y chachipiruli del mundo mundial futbolero, la capitana! ¡Como tú! Porque eres capitán del equipo, ¿no?

Me miró con indolencia “cincoañera”.

- ¡Pues no! -encogió los hombros, abrió los brazos y elocuente fue a ratificar-, ¡que el capitán es Manel… que yo…que yo soy el coronel!

 
TODO POR LA SELECCIÓN

Y llegó el día en que Laura por fin vistió los colores. Al curso siguiente y por mantener la promesa, decidió formar parte del equipo, después un intensísimo tira y afloja de razones y convencimientos para que optara por otra actividad, ganó (¡como no!) su gran determinación y su enorme tozudez, pasando a ser la única chica de la escuela jugadora de fútbol.
Pero los comienzos son duros y mucho más duro según qué entreno…

Como cada tarde a la salida de la escuela nos quedamos en el parquecito de al lado para seguir gastando energías. Así, con sus deportivas nuevas y su nuevo esférico, ambos recién adquiridos y de flamante color plateado, se propuso hacer ostentación ante las mamás, de su talento deportivo.

- Ten cuidado, cielo -inquirí-, que el asfalto está húmedo y puedes resbalar…

A poco la vimos en el suelo. Tras pisar el balón cayó de espaldas dándose un tremendo coscorrón en la cabeza. Se levantó todo lo aprisa que pudo y cuando llegué a ofrecerle auxilio la escuché dialogar toda seria con su pelota…

- ¿Te hiciste daño?... ¿no?, ¿sí? -y señalándola con su imperativo índice-. Pues… más vale que te acostumbres porque en los partidos aún será mucho, pero que mucho, muchísimo peor…





(Curriculum y Datos de la autora)


 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home