Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Se ha convocado en mi país, Colombia, una marcha para exigir la libertad de los secuestrados, la entrega de los cuerpos sin vida de los 11 diputados asesinados (previamente secuestrados hace 5 años) y el respeto por la vida.

La idea es demostrar la solidaridad de los colombianos con las familias golpeadas por la barbarie del secuestro y movilizarse en marchas pacíficas (minutos de silencio, camisas blancas, poesía, oración y demás manifestaciones) buscando ser escuchados por los que no quieren oír.

En mi región se ha entonado con especial sentido los versos del coro del himno antioqueño que dicen: “¡Oh libertad que perfumas / las montañas de mi tierra, / deja que aspiren mis hijos / tus olorosas esencias!”

El país entero se detuvo a las 12:00 meridiano del 5 de Julio de 2007 con la intención de ayudar desde el apoyo a las víctimas a que los grupos armados, que utilizan el abominable método del secuestro para su financiación, desistan de sus intereses económicos y dejen libres a miles de colombianos que tienen en condiciones infrahumanas.

Las familias afectadas por este reprochable delito agradecieron los gestos de los millones de colombianos participantes, y entre lágrimas y discursos intentaron desahogar sus almas del desconcierto y el sufrimiento que trae el secuestro con fines extorsivos.

La libertad es un concepto que al parecer no comprendemos en su totalidad y por ello las preguntas y malas interpretaciones de sus límites (de tenerlos, claro). Al menos lo poco que tenemos claro es el poder inmanente que deberíamos tener todos como la capacidad de decidir dónde estar o permanecer y esto, por supuesto, no es posible desarrollarlo si estás amarrado a un árbol con cadenas y alguien apunta con un fusil.

Lo otro: libertad de conciencia, o de pensamiento, eso que permite manifestar las propias opiniones, especialmente las políticas y religiosas y aún de defenderlas y propagarlas está aún más lejos de obtenerse, pero por ahora los colombianos aceptamos aunque sea una libertad provisional.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home