Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces




Me siento embriagado por el olor de la sangre. Es repulsivo como se impregna en mi nariz. No importan mis intentos por evitarlo, por olvidarlo. Ese hedor, fresco y fétido a la vez, de mi sangre continúa rondando a mi alrededor.

RayRespallRojas01La flecha que provoca mi padecer continúa aun clavada en mi pecho. Llevo horas enclaustrado en el interior de este molino que se ha convertido en mi refugio. Probablemente sea mi tumba. Por alguna razón me trato de negar a la idea de morir y me aferro a la intención de seguir con vida.

Los golpes en la puerta aun persisten. Los asesinos que me hirieron no desisten en su empeño por terminar lo que ya empezaron. Espero que la pequeña barricada que he puesto en el portón resista lo suficiente. 

¿Lo suficiente? Una vez más deseo, en vano, el milagro de mi salvación.

Por instantes me siento desfallecer. El dolor en mi pecho aumenta. La flecha se movió y ha penetrado más la piel. Para mi desdicha la saeta clavada en mí está hechizada, posee vida propia.

A estas flechas vivientes se les llama Avalir. Según cuenta la leyenda, las plumas de su cola pertenecen al Gacán, una mítica serpiente alada que habita en las montañas del oeste. Esas plumas le permiten a la flecha llegar a su destino sin ser frenada por el viento.

Se dice también que el metal de la Avalir debe acostumbrase a beber y saciar su sed solo con sangre. Por ello sus puntas, al ser fraguadas, son refrescadas en sangre. La madera de su cuerpo es rociada con lágrimas nacidas del dolor, ya que es el sufrimiento lo que les da vida.

Así nació este pequeño demonio que llevo enterrado. Que ahora juega con mi vida y sacia su sed en mí.

Me apoyo en la pared y hago un intento por levantarme. Ella me frena, se retuerce en mi carne y me hace caer.

Lo vuelvo a intentar, una y otra vez. Y cada vez hace aumentar el dolor. En mi último y casi triunfal intento logro tenerme en pie. Pero la flecha penetró un poco más en mi pecho, forzándome a perder el equilibrio y caer de espaldas sobre el suelo.

- El rey ha caído – murmuro mientras me froto la herida –. El gran monarca en declive, derrotado por la voluntad de una flecha. Final indigno el que me ha tocado. Tener que morir por culpa de este emplumado madero.

Ella se remueve en mi piel y sisea en señal de regocijo.

- ¿Acaso entiendes lo que digo?

RayRespallRojas02En respuesta, la varilla de madera se estremece, provocando un extraño siseo en las plumas de su cola.

- Vil demonio. Te alegras de mi desdicha. Te contenta el saber que mi vida depende de ti – la tomo entre mis manos – ¡Me niego a mi funesto final, me niego a morir!

La aprieto con firmeza e intento sacarla. Pero la Avalir no desiste en su intento, perforándome cada vez. De improviso, la barricada que cubría la puerta del molino fue despedazada permitiendo así la entrada de mis enemigos.

Ambos, tanto la flecha como yo, nos vimos forzados a parar nuestra disputa producto de la aparición de mis adversarios.

Al verlos me sentí presa del pánico. Conocía cual sería mi destino si me atrapaban con vida. Me encerrarían en el calabozo del castillo, donde habría de ser torturado hasta el punto de no dejar parte sana en mi cuerpo. Después, como es costumbre, me contarían la cabeza para colgarla en lo alto de la torre en señal de victoria.

Cuánta deshonra, cuánto sufrimiento el que me aguardaba. Si me atrapaban con vida.

- He decidido poner fin a mi vida – le dije a la flecha mientras le retiraba mis manos de encima –. Creo que después de todo me has ganado y, a la vez, he ganado. Prefiero morir por tu sed de sangre antes que padecer en manos enemigas. Por lo cual te doy mi permiso; mátame.

La Avalir se agitó y, retorciéndose, fue saliendo poco a poco de mi pecho.

Mi último recuerdo... ser arrastrado fuera del molino mientras miraba una flecha que se hallaba tendida en el suelo. Removía su varilla de madera provocando un extraño siseo en sus plumas, en señal de regocijo. 





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home