Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Los recursos de la lengua para crear nuevas relaciones sintagmáticas y paradigmáticas están en razón de quien las necesita para representarse una nueva percepción dentro de su experiencia lingüística (como el pintor con los colores y el músico con los sonidos). Para el poeta habría que establecer el siguiente binomio: Lenguaje=realidad. Se ve ésta a través de aquél. (¿Quién la ve? El que vive el espíritu del lenguaje escrito como obra de arte. La masa común de los hablantes emplea las fórmulas gramaticales de manera automática.)

Son las ya famosas piezas de un juego que el hablante creador combina más allá de un uso ya automatizado -en el decir de los formalistas, en concreto, Shklovsky-. Ahora bien, la motivación parte de un deseo que quizá no tenga nada que ver con la lengua misma (aquí podríamos invocar la Psicocrítica, ya sea de raíz freudiana, ya sea según los criterios de sus seguidores Adler y Jung). Un mundo nuevo requiere una nueva “visión” lingüística en el orden de la percepción escrita.
Tendríamos que preguntarnos si la evolución del lenguaje literario dentro de la lengua como sistema no habrá estado en razón de las vivencias de un amante de las palabras.

Para el Estructuralismo el individuo es hábil nada más que para poner en juego esos elementos preexistentes de la lengua. Más que creador, es un jugador. Es decir, ese estructuralismo desecha tanto al objeto real como al sujeto humano y sólo queda entre ellos un sistema de reglas.

Sin embargo, la insatisfacción con las expresiones ya conocidas y calcificadas, le lleva a una búsqueda de nuevos apareamientos de las piezas del sistema. Sospechamos que una elección de ciertas palabras -digámoslo en términos generales- le es lícito al hablante-escritor y esta licencia le conduce a elegir unas y a rechazar otras. Aquí entraríamos en la Estilística cuando ésta pondera la entrada en escena de la afectividad, según Bally, si bien éste la restringe al habla y no a la lengua, opción que sí aceptó Marouzzeau.

Posiblemente nuestro insatisfecho hablante-escritor se sienta impulsado por la intuición de que actúa bajo unos impulsos electivos que le llevan a humanizar el sistema de la lengua hasta sacar de éste, sin rupturismo alguno aún, combinaciones que van más allá de la escritura que le imponen los temas extraliterarios. Ya sabemos cómo el New Cristism indagaba tan sólo lo específicamente literario de los textos. Pero avancemos en este camino hacia la creatividad, reseñando antes que, mientras los partidarios del New Criticism concebían la literatura como una forma de entendimiento humano, los formalistas postulaban la literatura como un uso especial de la lengua. Ya hemos aludido a la desaumatización o extrañamiento. Es decir, remozar el lenguaje limpiándolo de expresiones empleadas automáticamente, como lo hace la gran masa de los hablantes, habida cuenta que la vida social necesita el uso de sus jergas para la comunicación diaria y básica.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home