Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Apenas se entiende ya nada. Desde este pequeño pueblo de la meseta castellana, pletórico de fiestas, alegría y visitantes a lo largo y ancho de un verano en el que, negando el tan temido cambio climático, no hemos padecido los calores de años pasados y sí, en cambio, hemos recibido el beneficio de las lluvias que, desde primavera, llenaban el pantano de nuestras cercanías, el de “La cuerda del pozo” un bello paraje que, con playa incluida, disfrutan los sorianos, hemos estado atentos.

Pero digo que apenas entiendo nada, porque en este verano fresquito de ambiente, una importante noticia ha sido el libro que Zapatero se llevó para leer en soledad, a la sombra, y degustando un refresco mientras, quizá, su santa esposa le deleitaba con algún fragmento de Shakespeare, Góngora o Calderón de la Barca como parte de los tediosos ensayos necesarios para alcanzar el éxito tan deseado. Sin embargo a mi, personalmente, me gustaría saber si fue capaz, nuestro Presidente, de leerlo de verdad y hasta el final.

Aquí dejo el verano porque lo cierto es que no quería hacer un resumen de él, y menos aún de la frenética actividad de nuestros nunca bien ponderados políticos. Quería ser más festivo, pero resulta que me viene a la cabeza que mañana se celebra en Cataluña la diada, fiesta nacional en la que se enaltece, como en todas la fiestas nacionalistas, el odio y el revanchismo.

Ya nos han dicho que no ondeará la bandera española, es una forma de protestar desde la estupidez.

Una vez más, hoy, sin saber que sucederá mañana, sin detenerme en las declaraciones de días pasados hechas por el Lehendakari, sin plantearme el posible resultado de un referéndum vasco, vuelvo a preguntarme ¿para qué obligar a quien no quiere?, es la guerra permanente.

Si España quiere ser troceada, trocéese, que ya vendrá un nuevo caudillo con el talante de Franco, de don Pelayo o de don Rodrigo, el de Vivar, y a garrotazo limpio coserá los rotos, zurcirá los jirones y nos proveerá de trescientos, o quinientos, nuevos años de unidad (Dios nos libre de esos medios).

He pasado unos días en el País Vasco y me resultó familiar, semejante a Cataluña. En ambos lugares, al visitarlos, pueden brotar la nostalgia y la pena. En ambos lugares la política todo lo destroza. Los políticos mandan y las ciudades entristecen. Los políticos discuten y las gentes, trabajadoras, honradas, luchadoras… sufren. Los políticos se reparten prebendas y esconden sus riquezas acrecentadas, y los pueblos dan pasos atrás. Se les impone un idioma, unas costumbres que antes no lo eran, una forma de pensar que, me río yo de la Educación para la ciudadanía.

¿Qué ha de arreglar el separatismo?

¿Acaso los políticos buscan el fin de los problemas de sus representados? No me lo creo ni loco.



 



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home