Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces




Acabábamos de hacernos la última raya. Los surfistas se habían ido o tal vez hicieron honor al nombre de esta playa mediterránea con nombre y aspecto del norte. Yo podría hablar de unos ojos cantábricos que no dejaban de llover incapaz de diferenciar sus sentimientos hacía algunas personas, pero dejé que fuera Jacinto quien lo hiciera.

-En los mejores tiempos, cuando siempre parecía verano, ya sabes, podría hacer frío, y hasta llover, pero a mí no me importaba. Ella iba por la calle y hacía cualquier tontería, una de esas cosas que le ves hacer a otra chica y te parece una estúpida perdida y sin embargo lo hacía ella y yo ponía esa cara de tonto que ya casi he olvidado. Ella me decía que estaba guapísimo cuando la ponía, es algo así mira.
-Pues sí, pareces un idiota –le digo, tratando de hacerle sonreír, obviamente no lo consigo.
-Nos prometimos que íbamos a estar siempre juntos, yo le pedí un millón de veces que no me dejara por otro, no le decía simplemente que no me dejara, siempre añadía algo así como que por favor yo fuera el último hombre al que se follara y ella me decía que sí, que nunca me haría nada de eso y entonces yo la besaba y luego ya sabes.
-No, no sé, pero sigue, te escucho.
-Y no, nunca lo hizo, no como cualquier persona podría entenderlo. En la vida real me quería, me adoraba, pero eligió mis noches para serme infiel, y allí esperaba a que me durmiera, para meterse en mis sueños y follarse a cualquiera, de todos los aspectos, de cualquier sexo, de casi todas las razas. El sueño podría tratar de cualquier cosa que, siempre, en algún momento, salía ella desnuda sobre un hombre gordo y viejo, y también calvo, o acostada en una cama, desnuda al lado de un moro dándole besos de amor, o con alguno de vosotros, una vez fue contigo, hasta contigo, con mi mejor amigo.
-Jacinto, tengo que contarte algo.
-Dime.
- No nos queda cocaína.
 
En otro orden de cosas, ayer me encontré en el mundo real con la imagen irreal que mi alma contemplaba constantemente, me dijo:

-Hombre, deadnattwalking por aquí.
-Qué tal señor –respondí yo.
-Andaba buscándote.
-Vaya por dios.
-Quería preguntarte, entre porno amateur o porno profesional, con qué te quedas.
-Mi hambre de morbosidad insaciable me hacen decir que…





(Curriculum y Datos del autor)



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home