Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

navidad2En las siguientes líneas pretendemos felicitar las Navidades a todos los lectores y simpatizantes de “Arena y Cal” con un estudio sencillo y muy breve que trata de introducirnos en el porqué de la Navidad y, posteriormente, resume su proyección en el cine y en la literatura. Eso sí, con ánimo divulgativo y como curiosidad para que el lector investigue por su cuenta en el fenómeno social de la Navidad, dejando de lado los aspectos consumistas y entrando en la esencia que, es al fin y al cabo, lo real y lo básico. Dejémonos llevar por el espíritu navideño y seamos niños también. ¡Y que nos dure siempre!
 

EL PORQUÉ DE LA NAVIDAD

Cine, literatura y música han encontrado en la Navidad, y en sus tópicos y tradiciones, lugar común para sus proyecciones. No cabe duda de que la Navidad es una festividad que hermana al mundo cristiano, aunque, bien es cierto que, a menudo, la Navidad adquiere más tintes consumistas que religiosos.

navidad3El 25 de diciembre se celebra el nacimiento de Jesús, tal como nos lo explican en los Evangelios San Mateo (1, 18-25; 2, 1-12) y San Lucas (2, 1-20). No hay acuerdo sobre la cronología del nacimiento del Mesías -no coinciden los Evangelios con los cálculos de Dionisio ni con las noticias de Quirino- ni tampoco acerca del día concreto del nacimiento. Parece que fue el papa Julio I quien estableció la Navidad como fecha fija el 25 de diciembre. La elección de ese día tiene que ver con el calendario romano que desde el S. III señala en ese día la celebración del “Día del Sol Invicto”, la continuación de la antigua fiesta del solsticio. La simbología solar, pues, tiene que ver con la luminosidad del nacimiento de Jesús.

Hay muchas costumbres y tradiciones ligadas a la Navidad que, en realidad, tienen que ver con los ritos paganos. Una es la de intercambiar regalos con ocasión de la Navidad. En algunos países europeos los regalos los trae Papá Noel, Santa Claus o el propio Niño Jesús. En España, donde se impone también la figura bonachona y oronda de Papá Noel, los regalos tradicionalmente los traen los Reyes Magos, la noche del 5 al 6 de enero. Son Melchor, Gaspar y Baltasar, que tantos recuerdos nos evocan a los que fuimos niños y tratamos con mimo los recuerdos infantiles.

La costumbre de intercambiar regalos parece que también deriva de la cultura romana, de las llamadas “estrenas”, ramas de un árbol consagrado que los romanos intercambiaban como augurio de prosperidad y de abundancia, en las calendas de enero. Debió ser Tito Tracio, el rey de los sabinos, quien inaugura esta costumbre.

En cuanto a los orígenes del árbol de Navidad, tuvo su época de afianzamiento en el S. XVI en los países nórdicos; pero, a partir del S. XIX, se difundió rápidamente por todos los países europeos haciendo que perdiera interés el nacimiento, menos en España que sigue conservando la tradición del Belén al lado del árbol, que, sin duda, tiene importancia junto a todo tipo de adornos importados como la corona de la buena suerte, el muérdago, etc.

El día 24 de diciembre se inician las festividades navideñas con la Nochebuena que culmina, desde el punto de vista religioso, con la misa del gallo. Ligada a la Navidad se celebra la fiesta de los Santos Inocentes, Nochevieja, Año Nuevo y la Epifanía.

 
NAVIDAD Y CINE

quebelloesvivirDado que la Navidad es una época muy enraizada en nuestra cultura, no resulta extraño que el cine se haya ocupado y ocupe de propagar una imagen almibarada de estas fechas, de un mundo en que todo parece posible, en que la paz y el amor se dan la mano y en que, como un milagro, no hay enemigos. Ha sido el cine americano quien con eficacia ha transmitido la imagen de felicidad, del árbol adornado, rodeado de regalos, la corona de acebo, el muérdago, el calcetín y los villancicos “Jingle Bells” y “White Christmas” (que no deberían sustituir a los clásicos “La Marimorena”, “Los peces en el río” y otros nuestros).

Las televisiones del mundo occidental repiten cada navidad el clásico de Frank Capra, “¡Qué bello es vivir!” (1946), una película que representa muy bien el espíritu navideño. Está protagonizada por James Stewart y narra la historia de un buen hombre que renuncia a un futuro brillante como arquitecto para dirigir una compañía que se ocupa de otorgar créditos a gente modesta, sin recursos. Cuando quiebra la compañía, el pobre hombre pretende suicidarse, pero aparece un ángel que se ocupa de mostrarle, una a una, todas las buenas acciones que hizo en su vida y lo oscuro que hubiera sido el mundo si él no hubiera nacido.

Por supuesto, hay muchas más películas que tratan el tema que nos ocupa, pero hemos escogido ésta por parecernos muy representativa y conocida, aparte de ser más clásica. La casa Disney, por Navidad, suele estrenar alguna película de animación que nos indica que las vacaciones ya están aquí. Más reciente, del año pasado, es la película “Natividad”, un intento serio y bien realizado de recrear Tierra Santa en el momento del nacimiento de Jesús.

 
NAVIDAD Y LITERATURA

La obra de Charles Dickens, “Canción de Navidad”, es una de las historias más conocidas -y también llevadas al cine- en torno a la Navidad. Está protagonizada por el usureo Mr. Ebenezer Scrooge que se ablanda con la aparición de su desdichado socio que le muestra el mal que ha hecho en todas las Navidades -pasadas, presente y futuras- hasta que se arrepiente.

A muchas personas les desagrada la Navidad o bien porque se sienten solos en un momento en que parece imposible ser desgraciado, o bien porque tienen nostalgia del pasado o, simplemente, porque no soportan la vorágine consumista que se cierne estos días sobre nosotros. Y es que la Navidad no ha de ser sinónimo de vacaciones, nieve -no todos la tenemos-, regalos -exagerados y llenos de vanidad- y comilonas -no hay quien lo soporte al final-, sino que ha de ser una promesa de un principio que nos demuestra que la esperanza es aún posible y que siempre, mientras vivamos, podemos comenzar de nuevo.

navidad1Truman Capote (1924-1984) escribió una joya para bibliófilos titulada Una Navidad (1982) que es un buen relato para leer durante estos días. No tiene el tono de las despedidas, sino el de los reencuentros. Nos explica de forma tierna y conmovedora una de las navidades de Truman cuando era niño. Su infancia se vio marcada por la separación de sus padres y la presencia de multitud de primos y tíos que cuidaron de él. Precisamente a la buena de Sook debe sus mejores momentos. Una Navidad nos descubre que lo sofisticado no es lo más importante, que la verdad se lleva en el corazón. Tal vez sea bueno recordar que, y cobra significado en estos momentos de crisis y de locura colectiva que azotan la humanidad, como bien dice Sook, ante la alarma del pequeño Truman, “cada uno de nosotros es Papá Noel”. Por eso vienen a colación, como un mensaje de esperanza, esas palabras que iban a marcar la vida de Truman Capote. Las copiamos porque, tras su lectura, sobrarán todos los comentarios:

“Claro que existe Papá Noel -dijo-, lo que ocurre es que una sola persona no puede llevar a cabo todo lo que él tiene que hacer, le resultaría imposible a cualquiera. Así que el Señor reparte el trabajo entre todos. Por eso, cada uno de nosotros es Papá Noel. Yo lo soy. Tú lo eres. Incluso lo es tu primo Billy Bob. Y ahora, duérmete. Cuenta las estrellas. Piensa en la cosa más suave que se te ocurra. En la nieve, por ejemplo. Lamento que no hayas logrado verla. Pero, en este momento, la nieve está cayendo a través de las estrellas...”.

Por supuesto, podríamos encontrar un sinfín de títulos que tienen la Navidad como telón de fondo, incluyendo cuentos y poemas; pero no hemos pretendido ser exhaustivos, sino sólo dar unas pinceladas en torno a estas fechas tan emblemáticas. Ahora bien, no queremos dejar el tema sin recomendar vivamente el cuento de Montserrat del Amo: “Rastro de Dios”. Es un relato precioso en que un ángel asiste a la Creación y, pese a ser el más pequeño de todos, es el encargado, al final, de llevar la estrella que ha de guiar a los Reyes Magos de Oriente. Ana María Romero Yebra, por su parte, ha escrito y recopilado preciosos poemas y villancicos.

¡¡¡Feliz Navidad!!!





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home