Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2007 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Desde hace por lo menos cinco años me he acostumbrado a no dormir por la noche. Soy un ave nocturna y por mucho que intento conciliar el sueño, Morfeo no quiere acompañarme por lo menos hasta las cuatro de la mañana. Son tantas las cosas que una piensa mientras ves pasar las horas que se eternizan... Y nunca se llega a ninguna conclusión. Desde hace cuatro años mi vida cambió, dejé de ir a mi pueblo y al pueblo de al lado, mis amigos de mi barrio me abandonaron, dejé a mi novio porque le amaba demasiado y decidí no volver a dormir por las noches. Ahora intento escribir un libro sobre algo que realmente quisiera borrar de mi memoria, sí, yo soy así, cuando algo me influye, intento borrarlo pero, no sé por qué, al final decido que es bonito recordar lo que te ha hecho sentir algo. Ahora lo de no dormir no es un problema, lo hago cuando quiero, pero hace unos meses cada vez que sonaba el despertador por la mañana me entraban ganas de morirme. Aún así nunca he sido capaz de acostarme pronto.

No puedo dormir y hace tiempo que no sé lo que es soñar aunque, realmente, me gusta más imaginar. Si no estás tú para mirarme, lejos, en la distancia, yo ya no soy nada, si no te siento detrás de la pantalla me agobio por eso prefiero pensar que estás ahí. Ya sé que soy egoísta y que intento buscarte en otras historias, siempre comparo a los demás contigo y siempre sales ganando. Hace tiempo que no es lo mismo, no somos los que éramos pero siempre nos seguiremos haciendo daño. Siempre he querido lo que no podía tener, quizás porque siempre he acabado consiguiendo lo que he querido, sin embargo, cuando ya lo tengo, ya no lo quiero. Me gusta lo extraño, lo que no entiendo, quizás lo que sí que entiendo pero que me da miedo... Si la vida se me presenta fácil, yo la complico, si es complicada, yo la complico aún más. En mi vida nunca nada es lo que parece, te acostumbras a que todo acabe siendo así, si no, me aburro.

No entiendo por qué la gente me quiere tanto. Ven en mí cosas que realmente no son. Quizás yo sea sólo apariencia, sólo tú sabes realmente bien quien soy, por eso te quiero, o más bien te quise. Benditas palabras que nunca te dije, que creo que nunca seré capaz de decírselas a nadie, lo único que ha sido siempre verdad es lo que he escrito. Sin letras no soy nada.

Y como no duermo por las noches y de vez en cuando me canso de escribir y de pensar hasta el alba, había decidido leerme algo que tenía que haber leído hace mucho tiempo. No tenía que haberlo hecho pero hay tantas cosas que no debería hacer y las he hecho... Ahora tengo un inmenso complejo de inferioridad que desconocía hasta el momento. Pero bueno, ahí estás tú, un poco lejos, pero espero que sigas ahí, y ahora mismo te imagino diciéndome "Moni, eres muy inteligente, no te comas la cabeza..." y vuelve a salir la sonrisa de mi boca. Aún así me siento pequeñita, pequeñita... No debería de rodearme de personas con tanto talento, al final te autoanalizas y te das cuenta que lo que tú haces, o intentas hacer, es una puta mierda. Y aunque he visto a gente emocionarse con algo de lo que yo he escrito y me afirmen que lo hago muy bien y que siga adelante, creo que nunca seré capaz de escribir algo personal que me guste. ¡Dios! ¿Por qué seré tan rara? ¿Por qué no puedo ser como todo el mundo? Todo esto nada más que me trae complicaciones y ser como yo soy no tiene nada en absoluto de bueno, pero... me quiero tanto, tanto... que me da pena intentar cambiar.

Siempre me acuerdo de ti cuando estoy triste. No es que quiera que el pasado regrese al presente, pero sí que me gustaría sentirme como antes, cuando me sentía capaz de comerme el mundo, cuando no dudaba tanto, cuando tenía las cosas claras y sabía siempre cómo debía actuar. Ahora mismo ando un poco perdida, no me entiendo ni yo, normal que vuelva loco a todo el mundo. Quizás tú sí que podrías ayudarme, tú que me conoces mejor que yo.

Y me quedan cinco horas por lo menos para seguir pensando, escribiendo o leyendo aquí, sentada en mi cama, con mi fortuna, mi mechero y mi botella de agua, divagando, divagando...



 



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home