A medianoche, se rompió el encanto.

La carroza fue otra vez calabaza, los corceles que la tiraban, ratoncitos, las fastuosas vestimentas se trocaron en harapos dignos de una fregona de cocina, y nadie se salvó: tampoco el príncipe, toda la noche tuvo en sus brazos a la Cenicienta y al dar las doce la perdió.

Algo, sin embargo, nos quedó de la utopía vivida. Con un zapatito, vamos de puerta en puerta, un día en Seattle, otro en Génova, un tercero en Porto Alegre.

Por un momento, entre aplausos y vivas, amores breves y largos alcoholes, creemos saber dónde se encuentra el pequeño pie de la dueña del zapatito.

Pero la ilusión poco dura.

De regreso a casa, en lugar de la Cenicienta, damos con sus hermanas, que se ríen de nosotros mostrándonos sus patotas capitalistas.

.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home