Él. Hace una hora que te estoy llamando ¿dónde te habías metido? Tú siempre tienes tiempo para los otros, nunca para mí. Te encargué la revista y te olvidaste de comprarla, y ya salió el número 20 ¿cómo haré para conseguir el 19? ¿Y la leche de soya y el jugo de arándano? El médico dijo que los tomara…

Ella. Muy bien, soy culpable de todo eso pero ahora ¿para qué me llamabas?

Él. Para darte un beso.

Se dan el beso.

Ella. Ay, qué loco. Ay, qué lindo. Pero si todo era una broma. Te traje el número 20 de la revista recién aparecido y también pude conseguir el 19. Te traje la leche de soya y el jugo de arándano…

Él (revisando las bolsas del super) Está todo. ¿Por qué me trajiste todo? ¿Por qué? Si sabes que no soporto que las cosas me salgan bien. Que estoy hecho para sufrir… si ya sabes que soy un masoca, aunque algunos médicos opinan que más bien soy un sadomasoquista, de cualquier modo, no soporto que las cosas me salgan bien… si ya lo sabes ¿por qué entonces te empeñas en llevarme a la felicidad que sería mi desgracia?

Ella. Basta, basta, eres un pendejo que dice pendejadas. Así que cállate. Y me voy a cambiar el foquito de la cocina, se quemó y, si no lo arreglo, te quedarás sin cena.

Un par de minutos después, mientras Él duda si comenzar la lectura de la revista por el número 19 o el 20, un grito, más bien un alarido, cruza el aire. Él comprende de inmediato: se ha electrocutado. Y corre. Pero no hacia el interruptor sino hacia Ella y la abraza.

Ambos mueren carbonizados.

Fue un acto de amor. O tal vez no y Él ingenuamente pretendía arrancarla de la corriente eléctrica. Hay quien se conforma con este diagnóstico: acto instintivo en dirección equivocada.

Pero… la tragedia esconde a un visitante, un deseo que súbitamente regresó, viejo deseo incumplido que no perdería esta oportunidad de adelantar el reloj. Pero si Él va tras Ella. Doble accidente ¿verdad que sí? Bueno, si te empeñas diría que las cosas salieron tan mal que le salieron bien. ¿A quién? A Él, desde luego.

.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home