(a Salvador Salido, que sigue soñando verdes y rojos)



Regatos de espuma
van jugando con el sol
que se infiltra entre los bosques:
el agua
caracolea –hora mansa, hora en rizos-
por entre los salmones
con cantos de paz y ritos de magia.
 



Río Eume en las Fragas

Río Eume en las Fragas




Peregrinos en silencio recorren las sendas hasta el Monasterio de Cabeiro, dormido de piedra y musgo en el monte vertical de pizarra.

Los puentes colgantes bailan con la vista perdida en los eucaliptos que rezan plegarias dormidas de invierno-primavera.

Estás escoitando
el rumor de los siglos pasados,
el abrazo soberbio
del agua que nutre
la virgen barriga de los dioses celtas,
el agreste 
contubernio del aire y la tierra fecunda.
 



Monasterio de Cabeiro

Monasterio de Cabeiro



Más allá, donde la ría penetra sus mixturas de Cantábrico y Atlántico hacia ensenadas de O Baño, antes de remontar el aire sulfúrico del metano, antes aún de hacerse cemento y acero, puerto y astillero dormido, Santa Catalina –mitad cuartel, mitad monasterio, mitad cárcel de recuerdos- llora patios de piedra a punto de la venganza.

Y más cerca de la mar abierta, la ignominia del monte horadado por bunkers para la guerra: granitos soterrados para los cañones, ejércitos enmohecidos para la nada, paisajes rotos por la prepotencia de invisibles armas.
 



Bocana de la Ría de Ferrol, desde Montefaro

Bocana de la Ría de Ferrol desde Montefaro



Puntos de mira oxidados
en la risa complaciente y trémula
del monte marino,
de las gaviotas,
de los pulpeiros...
del corazón anticoagulado y tenaz
de los luchadores de la justicia olvidada.

 



Mugardos, desde Sta. Catalina

Mugardos desde Sta. Catalina





Luis E. Prieto
Mugardos, A Coruña, Rías Altas.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home