Este asunto de la crisis es fantástico. Todos podemos opinar y nadie sabe de qué está hablando. Es decir, tenemos un buen tema de conversación. Se puede arrancar así:

-¿Y la crisis? ¿Qué les parece la crisis que se viene?

Claro, hay que estar dispuestos a una respuesta así:

-¿Cómo “que se viene”? ¡Hace años que llegó para quedarse!

La verdad es que, de crisis en crisis, cada vez estamos peor. Y lo más chistoso son las cifras que manejan los analistas: una danza de millones de dólares, cuando no de billones. Yo, que todavía no decido qué compraré cuando me saque el premio mayor de la lotería, que me imagino será algo así como un millón de pesos, no consigo figurarme de qué se trata cuando algunos analistas manejan de palabra millones y millones de dólares que van y vienen de un bolsillo al otro.

Por ejemplo, si usted se encuentra en dificultades económicas, a punto de la bancarrota, puede entrar por la puerta trasera de un superbanco y salir por la puerta grande llenos otra vez los bolsillos pues el gobierno ha resuelto prestarle lana y media para que pueda superar esta contingencia.

¿Qué les diré? Para mí, hay crisis cuando voy al súper o al mercado, y comparo los precios con los de la semana pasada, o bien cuando mi mujer me arroja los platos por la cabeza o cuando mis hijos no cesan de llamarme “el anticuado” porque no entiendo la danza de los millones aunque, sospecho, tampoco ellos la entienden pero ponen cara de: pero papá ¿cómo no te das cuenta de que los peligros de una recesión nos llevan a una inflación tanto o más riesgosa cuando puede convertirse en stagflation…? .





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep


Aviso legal | Política de privacidad | Condiciones del servicio | Home